Gremios combativos dejan poco margen para la unidad de la CGT

Moyano y el 21F mantienen sus exigencias hacia Azopardo

Pablo Biró fue el anfitrión de la reunión

Compartir

Sobre las brasas todavía encendidas respecto al escenario crítico que le admitió cara a cara el FMI a la CGT, los dirigentes que promueven un cambio en la tesitura de Azopardo volvieron a reclamar un plan de lucha a esa central. Se trata de las organizaciones sindicales que también forman parte de la Multisectorial 21F al comando de Hugo y Pablo Moyano. Se acorta cada vez más la distancia hacia una nueva división de la CGT, escenario que BAE Negocios anticipó hace meses.

La cuestión podrá definirse a corto plazo ya que el martes 29 en la Unión Ferroviaria se llevará adelante el plenario de secretarios generales y existe la posibilidad de que el sector que en la víspera deliberó en APLA (Pilotos) no participen de esa convocatoria con lo cual la fractura quedaría expuesta. Fuentes de Azopardo y de los que asistieron al encuentro en el sindicato de Pablo Biró tienen alguna coincidencia, la descriptiva del escenario laboral es elocuente “esta puja tiene solución o definiciones, al lado de los problemas que tiene el país es un grano de arena”, admitieron dos voceros, palabras más palabras menos.

El bloque liderado con Moyano en el mejor de los casos debería sentarse en la mesa y acercar posiciones con los Independientes, los Gordos y el MASA. Cuestión que no aparece sencilla porque los gremios que acompañan a Camioneros, muchos de ellos de la Corriente Federal (CFT) no admiten que se deje de lado la reactivación de un plan de lucha, tras el paro del 25J.

Biró recordó que a pocos días del plenario, no se realizó la reunión de consejo directivo, cuestión que tiene diferente mensura de acuerdo al sector que se consulte. Tras la reunión se dio a conocer un documento donde establecen la necesidad de una “convocatoria al Comité Central Confederal con el objeto de renovar autoridades; el escrito también solicita concretar un Plenario de Regionales de CGT, e intensificar un plan de lucha en defensa de los intereses de los trabajadores.

Apuntando al Gobierno reiteraron la necesidad de un cambio de la política económica; que incluya la defensa de la industria nacional, pymes y las economías regionales; regulación de las importaciones; recuperación del mercado interno; como también la necesidad de decretar la emergencia ocupacional, alimentaria y sanitaria. Dentro del segmento de clásicos los convocados señalaron una vez más su rechazo a la reforma laboral. En el punto de salarios hicieron hincapié en la necesidad de aumento de emergencia del salario mínimo: derogación de la reforma previsional; aumento de las jubilaciones, pensiones y las asignaciones de los trabajadores de la economía popular; retrotraer las tarifas de los servicios a diciembre de 2017, entre otros tópicos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias