La Legislatura aprobó el nuevo Código Urbano

El Código de Edificación buscará respetar la identidad de los barrios porteños, limitando las alturas máximas de construcción; ampliarán los espacios verdes y no se permitirá construir más shoppings 

Objetivos principales del nuevo Código Urbano

Compartir

Los nuevos Códigos Urbanístico y de Edificación que fueron aprobados en la Legislatura porteña son una herramienta de planificación que se constituyen en un marco clave para determinar cómo crecerá la ciudad en los próximos años y que actualizarán los procedimientos de construcción para lograr un producto de mayor calidad y menor costo que facilite el acceso a la vivienda.

 
 

Uno de los principales cambios que se aprobaron este jueves en el Código de Edificación es el establecimiento de las alturas máximas de construcción, para respetar la identidad de cada barrio.

El 70% de la Ciudad tendrá edificios de menos de cinco pisos, con un máximo permitido de 38 metros, es decir, un total de 12 pisos.

De este modo, en las avenidas principales, como Libertador o 9 de Julio, se permitirán hasta 38 metros, lo que equivale a planta baja y 12 pisos; y en otras avenidas y calles comunes podrán ir hasta los 22 o lo 16,5 metros (según el barrio); mientras que para las calles más chicas y los pasajes el tope será de 10 metros (PB y dos pisos).

Por su parte, si se podrán construir torres en lugares que tienen normas específicas, por ejemplo, en Puerto Madero. 

Se permitirá un mínimo de 21 metros para la construcción de los departamentos, y se quitará la obligación de contar con una vivienda para los encargados de edificios: alcanzará con un vestuario para el encargado o se podrá contratar a una empresa para la limpieza, de modo de reducirse las expensas. 

En el nuevo Código se señala que tanto la colocación del bidet como de la bañera en las construcciones no será obligatorio y se permitirá la colocación de ventanas en las medianeras. 

Además, con la nueva norma Urbanística se ordenará la estética de las cuadras y se busca eliminar las esquinas "enanas" en las que la construcción tiene menor altura que el resto.

Otro de los cambios es que se promueve una ciudad policéntrica, lo que atraerá comercios y servicios a los barrios, evitando que en determinadas áreas concentren actividades específicas. 

También se plantea un desarrollo urbano consciente a partir de la identificación y creación de unidades sustentables, que se desarrollarán entre avenidas o calles transitadas; se redirigirá la circulación vehicular hacia las avenidas; se priorizará la movilidad peatonal y la creación de nuevos espacios verdes.

Los establecimientos comerciales, como bares y restaurantes, podrán construir baños unisex, y no se permitirá la construcción de nuevos shoppings.

Por último, con el objetivo de avanzar hacia una ciudad amigable, se implementará el diseño sustentable, estableciendo soluciones ambientales y requisitos mínimos que deberán ser respetados, como el control en el uso del agua, el uso eficiente de la energía, y la gestión de residuos en obra, entre otros.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias