De vacaciones por los barrios porteños

El receso invernal puede ser una buena ocasión para conocer un poco más sobre la historia, el arte y la arquitectura de las distintas zonas de la ciudad. Recorridos gratuitos para hacer en familia a pie, en bote y hasta en triciclo eléctrico

Compartir

Ya está llegando el griterío de los pibes que celebran no ir al cole: las vacaciones de invierno arrancan en los próximos días y con ellas la ansiedad de los padres por buscar salidas entretenidas y novedosas.

No todo es zoológico o museo. Una serie de actividades gratuitas proponen estirarse un poco más allá de las calles que frecuentamos y descubrir los encantos de una decena de barrios porteños. Hacer turismo en la propia ciudad es una forma valiosa de ver con otros ojos lugares que no son del todo desconocidos.

Recorridos gratuitos con temáticas como fútbol o arte urbano pueden ser una propuesta ideal para ahuyentar el aburrimiento infantil en estas semanas sin escuela. A esto se suma el atractivo de que algunas de estas propuestas pueden realizarse en triciclo, bote o en versión trekking urbano.

Una visita por los estadios y museos de fútbol más destacados de la Ciudad o por los bares históricos de Boedo con toda la poesía de Homero Manzi; conocer los grafitis y murales de Barracas o las huellas de los Jesuitas en Paternal. El Ente de Turismo Porteño cuenta con un cronograma de paseos para todos los gustos.

"Las vacaciones de invierno son un excelente momento para que las familias conozcan nuevas perspectivas de la ciudad. Los atractivos de Buenos Aires no están concentrados en un mismo eje, sino diversificados. Por eso queremos aprovechar la puesta en valor de los barrios para que los beneficios del turismo alcancen a todos", dijo Gonzalo Robredo, presidente del Ente de Turismo.

Al norte y al sur

La pasión futbolera de una punta a otra de la ciudad a quienes se anotan en los tours temáticos para visitar los estadios de los principales equipos, un periplo para entender también la identidad de los barrios. Es un viaje al interior de Boca Juniors, Huracán, San Lorenzo, Argentinos y River Plate, con ingreso opcional al estadio de cada uno. Durante el recorrido, una experiencia audiovisual repasa el origen de los clubes porteños con relatos literarios y el testimonio de estrellas del fútbol. Se puede participar los lunes y miércoles a las 10 de la mañana.

El multicolorido de las calles de La Boca puede además recorrerse en bicicleta o en tours que invitan a prestar atención a las obras de street art que se despliegan por los paredones transformando la vista.

Para ojos interesados en estas galerías de arte a cielo abierto, el circuito de Barracas ofrece una variedad de grafitis y murales. El recorrido en este caso se centra en el pasaje Lanín, una de las intervenciones urbanas más características de la ciudad. La obra fue realizada por Marino Santa María, un artista que tiene su taller sobre esta misma calle.

También hacia el sur, Boedo queda reservado para el tango y la poesía de Homero Manzi. El sábado 28 de julio habrá un paseo para descubrir este pequeño barrio que por sus bares históricos nucleó historias y personajes de antología. Grupos literarios y piezas tangueras tuvieron inspiración en estas calles.

Para los más devotos o quienes estén interesados en la historia religiosa, hay dos opciones. En Flores, un recorrido de tres horas traza el circuito Papal, todos los sábados, domingos y feriados. Comienza en los lugares que marcaron su niñez en el barrio pasa por la Catedral Metropolitana y recorre las calles que Jorge Bergoglio caminaba cuando era el arzobispo. Se comparten anécdotas, enseñanzas y recuerdos del Papa argentino. En tanto, quienes se transporten a La Paternal recogerán retazos de la historia de los sacerdotes jesuitas que caminaron por primera vez esas calles. Además, se visitan la antigua estación, la biblioteca popular y el Cine Teatro Taricco. El recorrido es mañana a las 15 horas.

Hacia el norte, el barrio de Saavedra invita a descubrir sus secretos el sábado 21. En este rincón, que antiguamente representaba las afueras de la ciudad, se visita la Parroquia San Juan Bautista, el Parque General Paz y el Museo Saavedra, entre otros atractivos.

Para intrépidos

Quienes se animen a dejar la tierra firme podrán disfrutar desde otra perspectiva el mix de contornos históricos y modernos de la arquitectura de Puerto Madero. En botes, en travesías de una hora, se podrá ver desde el agua el antiguo puerto, las fragatas históricas, los edificios emblemáticos y el Puente de la Mujer. Se realizan los miércoles y domingos y no requiere experiencia previa.

Una de las opciones más divertidas para preadolescentes es el paseo en triciclo eléctrico por el Parque Centenario, uno de los espacios verdes más famosos de la ciudad. Desde un lago con patos hasta el Museo de Ciencias Naturales, pasando por la feria de libros usados y la Asociación Argentina de Astronomía. Este surf urbano se realiza de lunes a viernes a las 10 y es para mayores de 13 años.

Las actividades requieren inscripción previa y, en muchos de los casos se cancelan con lluvia o pronóstico de lluvia. Aunque no están pensadas puntualmente para chicos, según la temática resultan de interés para las diferentes edades, para compartir en familia. En la web del Ente de Turismo porteño (ba.tours) se accede a este surtido de propuestas gratuitas que pueden salvarle el día a más de un padre que se queda sin ideas en estas largas dos semanas de recreación infantil.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias