Jubilaciones mínimas en el máximo deterioro por la crisis

Los últimos datos estadísticos indican que el haber más bajo alcanza para cubrir sólo el 38% de la canasta básica

Compartir

Los datos de la economía confirman una vez más a los jubilados como las víctimas centrales de una crisis. El incremento de la canasta para su supervivencia y la merma en las jubilaciones mínimas son dos registros concluyentes de una amplia gama.

El 65% de las jubilaciones y pensiones están en el haber mínimo, son más de 4,5 millones de beneficiarios sobre un total de cerca de 6,9 millones de personas. En agosto un jubilado necesitó $21.127 para satisfacer sus necesidades básicas. Las mismas incluyen alimentos, limpieza, medicamentos e insumos farmacéuticos, vivienda, transporte, vestimenta, recreación y servicios, consignaron desde la defensoría de la Tercera Edad.

Los beneficiarios, a esta altura definidos casi desde la ironía, sólo pueden acceder al 38% de la canasta básica, con base a los registros de 2015 perdieron -a la fecha- casi 25 puntos de poder adquisitivo. Hace tres años accedían al 65% de la misma y por estas horas viven con menos de $1.000 o $1.200 por semana. El cálculo simple define que solo pueden gastar $150 por día.

Antes de la progresión de tormentas que suele comentar el presidente Mauricio Macri, el ajuste vía salarios y jubilaciones ya estaba definido por parte del Ejecutivo Nacional. Fue el prólogo a los coqueteos y la súplica de divisas al FMI que agravaron la coyuntura. Sueldos a la baja contra la inflación y jubilaciones diezmadas. “Deja vu”, simplificó el defensor de la Tercera Edad Eugenio Semino respecto tal fenómeno cíclico argentino. No será medicina efectiva tampoco la nueva fórmula de movilidad para jubilaciones mínimas desde la evolución del IPC-INDEC y del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM). Un informe del CEPA consignó que perderán 8,50% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y de 2016/2017/2018. Son casi $740 mensuales de la mínima que recién llega a $8.636 este mes. El condimento picante lo puso el ministro Nicolás Dujovne al deslizar, que “hay gente que nos pide la eliminación de beneficios otorgados durante el gobierno anterior”.

La movilidad jubilatoria se conforma en un 70% de la variación de precios y el restante 30% en cuanto a variación de los salarios, según el RIPTE (Remuneración imponible promedio de los trabajadores estables). Para este año la inflación respecto de la movilidad de julio 2017/junio 2018, que se aplica entre marzo y diciembre próximo habrá alcanzado un 29,3%, mientras que el RIPTE ascendió a 26,11%, el aumento acumulado de las jubilaciones es de 28,35%. “La fórmula Pichetto, que incluyó la variación salarial, perjudicó a los jubilados en casi 1% y los precios entre abril y junio pasados aumentaron 8,74%, mientras que los salarios lo hicieron al 5,44%. Y esto debió haberse subsanado utilizando el mayor de los valores entre la fórmula prevista o la inflación”, resaltaron desde el CEPA a BAE Negocios.

Bajo la etiqueta popular de que “todo tiene que ver con todo” el creciente rezago en los incrementos de salario mínimo vital y móvil (SMVM) tiene impacto en los haberes jubilatorios. Con los últimos cambios en la movilidad a diciembre 2017, los jubilados con al menos 30 años de aportes y desde el haber mínimo podrán percibir el 82% del SMVM. Ahora bien, las jubilaciones aumentan según una fórmula prevista y en períodos determinados mientras que el SMVM depende de acuerdos entre trabajadores y empresarios o, sucede que en 2017 y el corriente lo que definió tal valor fueron sendos “decretazos” del Gobierno Nacional.

El resultado de este esquema muestra que a enero pasado la diferencia entre el 82% del salario mínimo y la jubilación mínima era de $544. Es decir: la mínima fue en el primer mes del corriente de $7.246 y el 82% del salario mínimo de $7.790 (SMVM a $9.500). “Ese complemento de $544, si bien bajo, era un adicional de alguna significación. Pero esa diferencia se reduce sensiblemente, en agosto fue de $104. En efecto, la jubilación mínima alcanza los $8.096, y el 82% del salario mínimo asciende a $8.200. ¿Cuánto será la diferencia a diciembre? El resultado es negativo en $34. En lugar de oficiar ese 82% del SMVM como “adicional” o “complemento” hacia arriba de la jubilación mínima, el resultado es nulo a partir de la decisión de reducir el salario mínimo para los meses venideros”, destacaron los analistas del CEPA.

Si la jubilación mínima es medida en dólares se confirma que llegó a su punto más bajo de los últimos 5 años, deflactado por la inflación de EEUU del periodo. A agosto llegó a 229 dólares, siendo que en el mismo mes de 2017 se ubicaba en 312 dólares. Incluso era superior a 2018 el valor de 2016, post-devaluación, que con 290 dólares a agosto de ese año. El contraste se marca en 2015 donde alcanzó su punto más alto de los últimos 5 años, con 367 dólares.

Las dádivas de Cambiemos

Reducción de ministerios mediante y con la Anses pasando bajo la órbita de la cartera de Desarrollo Social “queda clara la concepción e ideología del modelo neoliberal vigente”, resumió Miguel Fernández Pastor luego de brindar una conferencia en el complejo Caras y Caretas. “Los beneficios de la seguridad social no son ya un derecho sino una dádiva del gobierno de la alianza Cambiemos” remarcó el abogado experto en materia previsional.

“Hay una explicación inobjetable que la brinda la realidad. Durante el menemismo el sistema contenía a 3.200.000 jubilados y tenía déficit. Al incorporarse casi 5.000.000 de personas más el sistema tuvo superávit. El secreto no está en la cantidad de recursos con los que se dispone sino en el uso de los mismos”. Fernández Pastor recordó que a la salida de la crisis de 2001, con Néstor Kirchner en la presidencia, se otorgó un aguinaldo doble para todos los jubilados y pensionados y el aumento de la mínima, “lo cual derivó en la circulación de recursos en la sociedad, generando mayor recaudación y salarios con la reactivación de la economía nacional”, enfatizó.

“Utilizar la vieja fórmula de seguridad social sobre que tres trabajadores activos tributan para que un jubilado cobre su beneficio es un disparate”, definió el abogado previsional. Ex funcionario de la Anses durante el gobierno anterior el letrado apeló a una canción de Sui Generis para destacar que en la década kirchnerista “hubo un tiempo que fue hermoso”, donde a su consideración se validaron metas de beneficios jubilatorios postergados por décadas. Allí ponderó el plan de Inclusión Jubilatoria que acercó el beneficio para 3.500.000 personas “sobre el cual el señor Dujovne (Nicolás) comenta que sus vecinos o conocidos le piden que le aplique la baja, una barbaridad a todas luces”. En el mismo tonó aseveró “de solo pensar en una variante como esa nos acercamos a una posible aberración jurídica que ni siquiera podría llevarse adelante en un gobierno como el de Cambiemos”. Según el experto hay que colocar el foco no en los dichos sino en la motivación para hacerlos públicos, responde a la estrategia de bombardeos para cristalizar otras intenciones. “Es casi criminal decirle, muy suelto de cuerpo, a gente mayor que pueden perder su jubilación”, remarcó. “Uno pensaba en parejas de beneficiarios que escucharon eso en la boca de un ministro, no de un periodista. Y pensó también si ellos habrán podido dormir esa noche. Quizás lo hicieron pensando que llegaría una desmentida que nunca tuvo lugar con lo cual el camino a una depresión se abrió para muchos y de ahí que considere criminal expresiones de ese tipo ya que sin desmentidas es que algo consideran al respecto”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias