La escuela pública, el único lugar que queda en pie

Compartir

El universo de los establecimientos de educación pública empeora sin dejar espacio a dudas. Hablamos de cuestiones que exceden la cuestión de fondos asignados y se suceden al no haber creado de mínima un sistema que le transfiera parte del presupuesto en forma directa a las autoridades de las escuelas. Cualquiera que se acerque a ellas se encontrará con falencias que van desde problemas en sanitarios, escapes de gas o paredes electrificadas por citar algunos. Y está la urgencia social como la sobrecarga en los comedores escolares, allí en cada jornada se suman más chicos. Al cupo asignado se agregan otros a la espera de un plato de comida.

La paradoja es que a pesar de lo descripto, solo una parte de los inconvenientes, sigue siendo la escuela pública uno de los mejores lugares que podamos encontrar. No hay milagros, esto se debe a la tarea específica y al valor agregado que ofrecen educadores y personal auxiliar. Dolorosa prueba de ello es el amor por sus alumnos que profesaban la vice directora Sandra Calamano y el auxiliar Roberto Rodríguez en la escuela de Moreno. Ellos ponían su corazón sin declamar ejemplo. Estamos ante un problema de impostergable atención y solución. Es grave que el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires admita que no posee estadísticas o informes sobre cuántas escuelas tienen problemas en sus instalaciones de gas, y al mismo tiempo hayan decidido confrontar sin tregua contra los sindicatos docentes. Ya en 2017 sus sondeos de opinión pública, los había satisfecho por dicha ofensiva con relación a sus objetivos políticos y se engolosinaron, terminaron coronando lo que no se tiene que hacer.

El único punto en pie de la Argentina son sus escuelas públicas, es obligación de los gobernantes acompañar a las autoridades y trabajadores de la educación. La situación es a la inversa se confronta y no existe gestión. Al decir esto nos referimos a algo práctico y básico como asignarles fondos a esos directores o directoras hasta un monto determinado para que ellos puedan resolver sus problemas cotidianos. Tanto el Gobierno Nacional como el de la Provincia de Buenos Aires por citar dos casos no ha tomado el problema de las escuelas como la cuestión central que representa . Porque estremece e indigna que aún en tiempos de ajuste, se tomen decisiones para llevar adelante la enseñanza en modo “como se pueda” y no como se debe.

*Diputado nacional Frente Renovador

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ver mas noticias