Allá por el prometedor año 2000, John Cusack vivía un gran momento profesional tras protagonizar la película High fidelity (Alta fidelidad), dirigida por Stephen Frears y basada en la novela más vendida de Nick Hornby de 1995.

En esa aclamada comedia romántica, cuyo eje era la frustración sentimental de un treintañero melómano que administraba una disquería a punto de quebrar, trabajaba Lisa Bonet. El destino y sus casualidades quiso que su hija, Zoe Kravitz (de su matrimonio con el famosos Lenny) protagonizara, dos décadas después, una serie inspirada en este filme, disponible desde el 10 de septiembre en la aplicación móvil Starzplay y en su canal de Apple TV.

El argumento es prácticamente el mismo, aggiornado a estos tiempos: la protagonista ahora es femenina, como así también una de sus mejores amigas (en la película los dos compañeros de Cusack también eran hombres) y claro, hay teléfonos celulares y redes sociales complicando todo.

Rob es una fanática de la música y dueña de una tienda de discos que está obsesionada con la cultura pop y las listas de "los cinco mejores", al igual que el personaje original, que con sus dos amigos tan fanáticos de la música como él, vivían confeccionando “top 5” para todo. Y, como en el filme, Rob habla directamente al espectador, mirando a cámara; compartiendo sus dudas y opiniones.

Cuando su novio la deja, decide armar el ranking de sus cinco rupturas más dolorosas e ir a hablar con todos sus ex para dilucidar qué es lo que “está mal con ella”, preocupada por quizás no poder hallar nunca el amor duradero. Los hits del rock y el pop mundial acompañan este viaje que, con humor y empatía, muestra el esfuerzo de Rob por no dejar de creer en el amor.

Nobleza obliga: hay que advertir al lector que esta serie, muy bien recibida por la crítica internacional, lamentablemente tendrá una sola temporada dado que su productora original, Hulu, la canceló hace algunas semanas. Una lástima, pero vale la pena ver sus 10 episodios.