Hace 18 años, un crimen acaparaba la televisión y conmovía a la sociedad como pocas veces había sucedido antes. El asesinato de María Marta García Belsunce marcó un antes y un después en la historia argentina. Se convirtió en uno de los casos más mediatizados, discutidos y tergiversados. Tal es así que todavía hoy existen muy pocas certezas y no quedó ningún detenido ni condena en pie.

Para repasar la historia y contar las versiones de sus protagonistas de primera mano, Netflix estrenará la serie documental "Carmel: ¿Quién mató a María Marta?". Saldrá a la luz el próximo 5 de noviembre con material inédito y "muchas preguntas y algunas respuestas", según adelantaron a Télam sus creadores.

La nueva serie contará con cuatro episodios de 47 minutos cada uno, en los que invitará a reflexionar sobre el crimen de María Marta, a la que alguien -aún no se sabe quién- asesinó en su casa del country Carmel en el partido bonaerense de Pilar. Así, se suma a los contenidos documentales de "true crime" o "crímenes verdaderos", que arrasan en la plataforma de streaming más popular, como las series "Making a Murderer", "Tiger King", "Wild Wild Country" o el largometraje "Abducted in plain sight".

García Belsunce era socióloga y vicepresidenta de la fundación Missing Children Argentina. Apareció muerta en su bañera el 27 de octubre de 2002. En un principio se creyó que había sido un accidente doméstico, pero más de un mes después, se descubrió que había sido asesinada de cinco balazos en el cráneo.

Varios integrantes de su familia fueron sospechosos de haberla matado o de encubrir el crimen. Entre ellos, el más resonante fue su propio marido, Carlos Carrascosa, que estuvo preso durante 15 años hasta que en 2014 fue absuelto. Ahora, las miradas están puestas sobre dos custodios del country Carmel y Nicolás Pachelo, principal acusado: se trata de un ladrón que está detenido hace más dos años por una serie de robos en countries de Tortuguitas y Berazategui, con la misma modalidad de los asaltos que hubo en 2002 en country Carmel, previos al homicidio de María Marta, y contra quien apuntan muchas de las pruebas del caso.

Producida por Haddock Films, "Carmel…" mostrará material probatorio nunca difundido y el testimonio de figuras clave del caso, entre los que se cuenta el viudo de María Marta, además de condenado y luego absuelto por el crimen, Carlos Carrascosa; el fiscal Diego Molina Pico y familiares como Irene Hurtig, John Hurtig y Horacio García Belsunce, entre otros.

"Todas las partes han hablado o han tenido la oportunidad de participar, hemos contactado al 95 por ciento de los involucrados directos en el caso", explicó en una entrevista con Télam Vanessa Ragone, productora cinematográfica, ganadora del Oscar por "El secreto de sus ojos" y 'showrunner' de la serie, que contó con el documentalista Alejandro Hartmann como director.

Hartmann recordó los momentos previos a concretar la idea de la serie junto a la guionista Sofía Mora: "Siempre nos fascinó mucho el caso y le dábamos vueltas si era para una ficción o si era para un documental".

"En más de una oportunidad pensé en hacer una ficción, pero lo descartaba porque me parecía que no era el lugar adecuado. Había algo en la naturaleza y la complejidad de los personajes que me daba la impresión de que no iba a funcionar", apoya Ragone.

A continuación, la entrevista completa realizada por Télam a Ragone y Hartmann

Télam: ¿Qué es lo que hace a este caso aún tan fascinante 18 años después?
Alejandro Hartmann: Cuando sucedió, a fines de 2002, la televisión y los medios se llenaban de noticias políticas, económicas y había una desazón muy grande post 2001. Era un momento muy complicado, y el caso entró en el imaginario como en un "timing" perfecto, con algunos componentes muy interesantes para la gente que tenían que ver con develar un estilo de vida; tenía algo de telenovela de ricos y famosos, algunos de los implicados eran más o menos conocidos de la tele o de los diarios.

T: El caso siempre despertó creyentes de la inocencia y creyentes de la culpabilidad de Carrascosa y la familia, pero hoy sigue sin haber una respuesta definitiva. ¿Qué postura toma la serie?
Vanessa Ragone: La Justicia no lo ha podido determinar y nosotros no nos hemos puesto a investigar en su lugar. Ni más ni menos hemos acercado a todas las voces vinculadas al caso a que dieran su punto de vista. Por supuesto que el espectador podrá dar sus propias conclusiones; la nuestra es que no sabemos quién mató a María Marta.
AH: Los elementos están y cada uno lo verá desde su propio punto de vista, desde sus propios preconceptos. Pero sí nos parecía muy importante dar la posibilidad de que quienes estuvieron involucrados hablaran. En muchos casos lo hicieron para reforzar su postura, otros lo vieron más que nada como un espacio sanador.

T: ¿Algún día se sabrá la verdad?
VR: Es una pregunta que nos hacemos en el documental. Depende de quién responde, hay quien dice que la verdad ya se sabe y hay quienes dicen que hay que seguir investigando. De hecho hay un proceso que todavía no se define, contra Nicolás Pachelo y dos de los guardias por nuevas pruebas que podrían implicarlos. Es difícil después de 18 años y de todo lo que ha pasado que se sepa la verdad.
AH: Todo lo que pasó fue extremadamente confuso, desde el minuto cero. En un crimen el tiempo es determinante para investigar; más pasa el tiempo, más se aleja la verdad.

T: ¿Cómo se beneficia esta historia de la avidez que hay por las docuseries?
VR: Sobre todo en la posibilidad de acceder a ciertos recursos económicos, que te permiten otra narrativa. Calidad en términos de tiempo de trabajo, una estructura que te permite desarrollar la producción desde otro lugar, con un equipo más grande. Accediendo a material de archivo que no es barato, que hay que comprarlo y gestionarlo. Eso ayuda a la calidad visual, conceptual, tiempo de pensar, de montar, de buscar material de archivo, de componer la música.

T: Netflix tiene presencia en más de 190 países. ¿Qué imaginan que le puede pasar al público de otras partes del mundo con esta historia?
AH: Uno no piensa en el público local, uno piensa en personas en general. Y en ese sentido la serie trata de ser lo más comprensible y clara, tener suspenso, con personajes atractivos, con muchos giros. Y un final inquietante. Tiene que ser atractiva para cualquier persona en cualquier parte del mundo.
VR: Tiene condimentos argentinos, pero quienes no lo sean no van a tener dificultad en comprenderlos. Si el formato te gusta, si te gustan este tipo de producciones y el suspenso, esta serie tiene todos los elementos y en un nivel de calidad alto. Hemos trabajado no solo en que sea didáctica, sino en que sea entretenida.