Hubo mucho comentario, mucha anticipación y mucha especulación ante la primera serie original de Marvel en Disney+, WandaVision. Lo importante ahora es cómo le fue. De acuerdo con datos de la consultora Nielsen publicados por la revista Forbes, la miniserie basada en los personajes del MCU interpretados por Elizabeth Olsen y Paul Bettany superó, en enero, al gran fenómeno de plataformas Bridgerton, de Netflix. Los nueve episodios tuvieron un acumulado de 6,48 millones de visionados. En realidad, las métricas consideran la cantidad de minutos que tiene cada serie y cuál es el promedio de duración de cada uno. En el caso de WandaVision, son alrededor de 35' por emisión (hay episodios más largos y más cortos) y un total de nueve, implica un enorme éxito.

Lo interesante, además, es el modelo que ha empleado Disney+ para la emisión. Salvo los primeros, en los que se copiaba la estructura directa de las sitcoms desde los años cincuenta a los ochenta, y que incluían algo así como "cortes" publicitarios, de la mitad en adelante cada uno es un unidad continuada con un relato más semejante al cinematográfico (como la mayoría de las series de hoy, verbigracia Game of Thrones), pero con un "gancho" de suspenso que enlazaba al episodio siguiente (también, verbigracia, como Game of Thrones). Esta estrategia de combinar lo nuevo y lo viejo permitió la generación de mucho intercambio en redes, de instalara la conversación, lo que además fue haciendo crecer la audiencia episodio a episodio.

Hay que sumar a esto las "ventajas" de la pandemia. Efectivamente, por el cierre de los cines, el año pasado no hubo material "nuevo" de Marvel. Aún no se sabe, de hecho, cómo y cuándo habrá de estrenarse el tanque cinematográfico siguiente del MCU- Disney+ tras Endgame, Black Widow (no cuentao Spider-Man: lejos de casa, porque es una película de Sony, que asocia el personaje solo en los "crossovers"). La abstinencia de quienes siguen ese universo (ni más ni menos la franquicia más exitosa de los últimos veinte años) jugó a favor de la serie, protagonizada además por los mismos actores que dieron vida a los personajes en el cine.

La próxima serie del MCU es Falcon y el Soldado de Invierno, cuyo estreno sucederá el 19 de marzo en la plataforma. Se supone que, además de retomar personajes -también, como siempre, con los actores originales- como los dos titulares y el villano Zemo (Daniel Brühl), incorporará otros del mundo de los cómics. El tono es diferente (espionaje, acción, aventuras y "pareja despareja") y se enlaza también con el resto de los filmes. Y la tercera en el año, sin fecha aún, es Loki, cuya figura central es el villano-antihéroe interpretado por Tom Hiddleston. Por ahora, la estrategia funciona y es una nueva baza ganadora para Disney+ tras el gran éxito en 2019 y 2020 de The Mandalorian. Explica, además, por qué se apuesta más al "direct to consumer" (ergo, plataformas) que a los lanzamientos cinematográficos. Para ver el impacto total, habrá que ver cómo funcionó Raya y el último dragón, de lanzamiento mixto en salas y en el on demand.

Más notas de

Leonardo Desposito

Festival de San Sebastián: no más distinción entre actores y actrices

San Sebastián presenta la edición 2021 del Festival de Cine

Épica en Netflix para subirle la temperatura al invierno

Princesa Mononoke, épica animada según Miyazaki

Netflix y Steven Spielberg se asocian para producir contenidos

Steven Spielberg, nuevo socio de Netflix

Cine ruso, teatro on line y pop para pelearle al frío desde casa

Juanes muestra sus Orígenes

Erotismo soft español entre los setenta y los ochenta

Las alumnas de Madame Olga: sexo y poder en los años setenta

Netflix lanza su propia tienda on line de merchandising

La tienda de Netflix, una estrategia de fidelización

Musical clásico en Qubit.TV: el cine de la felicidad completa

Cyd Charisse y Fred Astaire en Brindis al amor

Rápidos y Furiosos recupera la taquilla internacional

Rápidos y Furiosos 9, éxito global post pandemia

Amazon Prime: 4 películas que merecen mejor suerte

Donnie Darko, genialidad nunca estrenada en la Argentina

Una película logra 100 millones de dólares en escenario post pandemia

Un lugar en silencio II, primer gran éxito post pandemia