20.000 leguas de viaje submarino

En los años 50, Disney adaptó muchas novelas clásicas juveniles en forma de película. La más notable es, quizás, 20.000 leguas de viaje submarino, sobre el clásico libro de Julio Verne. No solo por un elenco tremendo (James Mason, Kirk Douglas, Peter Lorre) sino porque fijó definitivamente el diseño del submarino Nautilus y fue dirigido por uno de los grandes realizadores de aventuras del cine clásico, Richard Fleischer. Aún hoy, en la era digital, la pelea con el calamar gigante es pura adrenalina, y la historia es fiel al espíritu y la letra de la novela original. Y los actores están en su mejor momento, además.

Viaje al centro de la Tierra

Espectacular versión de otro de los grandes libros de Verne, protagonizada por James Mason (otra vez, y también perfecto en este caso), Pat Boone y Arlene Dahl. Hay que sacarse el sombrero ante algo que la Disney tenía perfectamente acerado: la adaptación cinematográfica especialmente de cuentos que incluían algo de fantasía o aventuras. Eran imbatibles y aquí se nota perfectamente. El suspenso y las secuencias espectaculares (la batalla de dinosaurios, por ejempo, o el bosque de hongos gigantes) son lo que todo lector del original quería ver en pantalla.

El príncipe y el mendigo

El libro de Mark Twain es quizás su obra menos satírica y más tierna (en un sentido bastante amplio del término) y narra cómo, en 1537, un niño pobre y el futuro Rey de Inglaterra, absolutamente idénticos, cambian de lugar como juego y se ven encerrados en una situación casi catastrófica. Es también una historia con elementos de política y de intriga palaciega, pero lo que más destaca es la aventura absoluta llevada adelante por Guy Williams como un noble en desgracia que es el único en creer que un chico desaliñado es el heredero del trono.

 

El libro de la selva

La versión de 2016 a cargo de Jon Favreau del clásico de Rudyard Kipling no solo es extraordinaria por sí misma, sino que es una de las pocas adaptaciones del clásico que realmente toma el espíritu épico y salvaje del original, incluso si hace concesiones a la película animada de 1967. Los diferentes episodios en la vida de Mowgli en las selvas de la India educado por lobos no elude ni cierto aliento trágico ni elementos de comedia. Y los actores que ponen voces (Bill Murray y Ben Kingsley especialmente) van más allá del recitado.

Más notas de

Leonardo Desposito

Brian De Palma: cuatro joyas poco frecuentadas para ver en Star+

Misión a Marte, la película más familiar de De Palma

El debut de Moon Knight estuvo lejos de sus expectativas

Moon Knight, la serie de Marvel

Clásicos de la literatura juvenil hechos películas en Disney+

Viaje al centro de la Tierra

Animación incorrecta de Adult Swim en HBO Max

Rick & Morty, joya de Adult Swim

Arabia Saudita pide censurar un diálogo en la nueva Dr. Strange

Dr, Strange y el Multiverso de la Locura

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Mucho más que perspectiva de género en un gran unipersonal

Laura Nevole en Como vaca mirando un tren, de Natalia Villamil

Qué significa la caída de Netflix para el mercado de las plataformas

Stange Things, una de las "marcas" instaladas por Netflix

Bellezas de animé en los archivos de Netflix

El cuento de la Princesa Kaguya

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino