Mal fin de semana para las recaudaciones cinematográficas. Basta ver que el primer lugar lo conserva Guasón, con menos de 50.000 espectadores, para comprender que los estrenos no tuvieron ningún peso en la cartelera. Sin embargo, no todas son malas noticias: estamos a finales de noviembre, cuando la temporada cinematográfica empeora. Sin embargo, desde septiembre -y sí, mucho tuvo que ver Guasón en esto- se mantienen por encima de la media para esta época del año, que suele ser la más floja. Así que es un pesimismo corto. Por otro lado, aún quedan un par de películas que pueden levantar mucho las recaudaciones en este último 10% de 2019, Frozen 2 y Star Wars, sin ir más lejos. Luego, si miramos la tabla, descubrimos que habrá otra película en el "club del millón", Maléfica: dueña del mal, que a pesar de las malas críticas y de lo que en los Estados Unidos se llama "fatiga de franquicia", se acerca a esa marca. Así que sí, los números están mal, pero en realidad no tan mal.

Entre los fenómenos de la semana, cabe destacar que el estreno con más público fue Downton Abbey. Es importante porque se trata de una película basada en la ya célebre serie británica, pero no está concebida para la TV sino para la pantalla grande (un poco como sucedió con Los Simpson, la película, con la que se pueden descubrir asombrosos vasos comunicantes). Quedó entre los primeros puestos con no demasiadas salas (poco más de sesenta) y menos pasadas que muchas otras películas. Funcionó, por lo tanto, el impulso de los fans, lo mismo que suele suceder con otras películas procedentes del mundo de la TV como las de DragonBall o Caballeros del Zodíaco, o que tienen un público cautivo que no procede del cine (la biográfica Nada que perder, que congregó a los fieles de una iglesia evangélica). Es probable que sea debut y despedida, pero al menos nos permite descubrir que hay un lazo entre la fama televisiva y el negocio del cine que aún tiene mucho por ser explotado (si hay calidad, actores, buenos guiones y buena dirección, todos elementos que aquí aparecen).

Por el contrario, no tuvo ninguna suerte el melodrama policial Huérfanos de Brooklyn, segundo largo como director -y actor, y productor- Edward Norton. Aún con buenas críticas y con un elenco en el que no faltan nombres importantes, la película no logró concitar demasiada atención en el público. Aquí es donde, nuevamente, se nota el peso que tiene el público infantil y juvenil que busca efectos especiales y fantasías como sostén de los estrenos. Películas mejores que los productos que se les ofrecen no concitan al público adulto, que cada vez más prefiere esperar a que las películas que les interesan aparezcan en plataformas o en el cable. Lo mismo vale para la extraordinaria Contra lo imposible, que merece verse en pantalla grande.

 

Lo que nos lleva al fenómeno del fin de semana, que no figura en la tabla. El Irlandés, la película de Martin Scorsese, fue saludada como obra maestra por casi todo el mundo, aquí y afuera. Aquí tuvo solo funciones en el Cinema Devoto, es decir una pantalla que además no pertenece a las cadenas multicines, que la rechazaron porque el 27 estará en Netflix -que la produjo. Miopía y estupidez: la película no solo habría sido un buen negocio a pesar de sus tres horas y media, sino que habrían dado motivos a un público reacio a dejar el hogar para salir a mirar qué hay. Los empresarios también cometen errores. A veces, graves.

Más notas de

Leonardo Desposito

Un paseo por la inolvidable commedia all’italiana

Amici Miei, picaresca masculina

Joya clásica de aventura antinazi con el sello de Fritz Lang

Joya clásica de aventura antinazi con el sello de Fritz Lang

Warner-AT&T comienza a revelar su estrategia para la plataforma de streaming HBO Max

La presentación oficial de HBO Max, en octubre pasado, con contenidos exclusivos

Parodias y experimentos en el cine porno

Parodias y experimentos en el cine porno

Disney logra un récord de recaudación global

Avengers: Endgame, la película más vista de 2019 y récord histórico

Netflix y las plataformas invaden los Globos de Oro

Historia de un Matrimonio, la producción más nominada con cinco menciones

A El Irlandés no le alcanzó para justificar su presupuesto

Suena como candidata al Oscar

Poco público (con cierta lógica) para el arranque de diciembre

Boda sangrienta, el estreno con más público

El cine aventurero y feliz del maestro Raoul Walsh

Objetivo: Birmania, la guerra por la pura supervivencia

La más efectiva de todas las películas "para llorar"

La más efectiva de todas las películas "para llorar"