El hoyo es una película de suspenso que vira al terror aunque no -del todo- sobrenatural. Hay una cárcel vertical, una plataforma lleva la comida piso por piso. A medida que baja, cada vez hay menos y los del último nivel tienen lo peor, si tienen. Lo que lleva a la locura y la violencia. El filme opta en más de una ocasión por la truculencia y el suspenso funciona solo hasta cierto punto: la situación es tan poco elástica que las variaciones se agotan rápido y queda solamente ver cómo se resuelve algo que está condenado desde el principio. Es decir, el mayor defecto de El hoyo es su duración, superior a las posibilidades de la anécdota. Que se sostiene sobre todo por las actuaciones, aunque hay algún que otro desborde. Por cierto, resulta un relato con pretensiones de alegoría, con sus "los de arriba" y "los de abajo" prisioneros de un poder invisible. Pero eso cuenta menos que el desacople entre cuento y forma.

Título original:

El Hoyo

España, 2020
Dirección: Galder Gatzelu-Urrutia
Intérpretes: Iván Massagué, Antonia San Juan, Zorrión Eguileor, Emilio Buale, Alejandra Masangkay
Disponible en: Netflix (Solo para adultos)