Como explicamos este martes, el primer efecto de la cuarentena global en el mundo del entretenimiento es el crecimiento de la actividad en el campo del streaming. Casi una cuestión de perogrullo: después de todo, qué se puede hacer salvo ver películas (o series). Ahora Nielsen comunicó la dimensión del fenómeno en los Estados Unidos, que sirve como caso testigo dado que el resto de los territorios -al menos en Occidente; es un poco diferente en Asia bajo la influencia de China y Japón en ese campo- suele comportarse más o menos como lo hacen los norteamericanos. En comparación interanual, la actividad del streaming de las primeras tres semanas de marzo aumentó un 85% respecto de 2019, lo que representa el 22% del visionado televisivo en los Estados Unidos, un país con más de 250 millones de personas.

Sin embargo, estos números son apenas la punta del iceberg: las métricas de Nielsen y de People Meter -la compañía que dispone del hardware y el software para realizar las mediciones- solo contemplan lo que se ve directamente en el televisor. Lo que deja fuera de campo a todo lo que implica dispositivos móviles y PC. En ese punto, es interesante compararlo con las métricas que maneja actualmente el sitio pornográfico PornHub, presente en todo el mundo (salvo en aquellos países donde tal tipo de entretenimiento está prohibido, menos de una veintena) y cuyas mediciones son absolutamente confiables. En el reporte de 2019, PornHub indicaba que el 76,6% de su tráfico va por dispositivos móviles. Es cierto que, al seguir siendo un consumo vergonzante y no verse "en familia", no se ve en la televisión. Pero implica también que la mayor parte del entretenimiento audiovisual pasa, cada vez más, por dispositivos diferentes de la televisión, o al menos que esa tendencia es creciente.

Pero lo más interesante es cuáles son los sitios que más han crecido en estas semanas de encierro. Como dijimos respecto de HBO en la nota publicada este lunes, mayor visionado no implica mayor cantidad de abonados, sino solo que quienes ya disponen del servicio tienen más tiempo para ver y, por ende, ven más. También que podía inferirse que los servicios soportados por publicidad tenderían a generar más visionado. Es simple: todas las economías, en menor o mayor medida, están detenidas y eso implica que no se hacen gastos que no sean imprescindibles. Quien tiene una suscripción a Netflix quizás no la dé de baja, pero nadie que no la tenga va a disponer de ella. Resultado: crecerían los servicios gratuitos que tienen interrupciones publicitarias.

Nielsen muestra que, en la semana del 16 de marzo, el incremento fue del 20% para YouTube (su versión paga) y del 29% para Netflix. Pero lo que encabeza la columna es "otros", que incluye a todos los servicios con publicidad. La semana anterior, Netflix encabezaba y superaba por dos puntos a esos "otros". Al endurecerse la cuarentena, creció el servicio por publicidad. Era ya una tendencia antes de la pandemia, pero queda claro que el negocio del audiovisual se aleja, cada vez más rápido, de la TV tradicional e incluso del cable.

Más notas de

Leonardo Desposito

Cannes sustituye el Festival por un sello de calidad 2020

Cannes sustituye el Festival por un sello de calidad 2020

Locura cómica en el cine erótico

Locura cómica en el cine erótico

Misión: Imposible vuelve a rodarse en septiembre

Misión: Imposible vuelve a filmarse

Telefe ganó mayo con la mayor diferencia sobre El 13 desde 2014

Telefe ganó mayo con la mayor diferencia sobre El 13 desde 2014

China cierra definitivamente el 40% de sus cines

Cines en China antes de la pandemia

Un muy buen ejemplo del "realismo socialista"

Un muy buen ejemplo del "realismo socialista"

La Segunda Guerra Mundial hecha cine

La Segunda Guerra Mundial hecha cine

Cine clásico, teatro on line y los Stones en casa para el fin de semana

El mejor espectáculo para disfrutar en casa

Cine: dos novedades en streaming

La tierra de los hábitos constantes

Avatar II vuelve a producción tras pausa por la pandemia

Avatar II