Ghost in the Shell

Probablemente conozca Ghost in the Shell por su versión "con actores" protagonizada por Scarlett Johansson. La versión original es un clásico que va más allá de la animación japonesa y toca un tema sustancial de ese imaginario: la conciencia que fluye también en lo inanimado. La historia de una mujer-soldado cibernética en busca de su verdadera identidad no solo sirve como crítica de un universo oscuro y deshumanizado sino que, además, funciona como una fábula llena de acción sobre en posible destino del mundo digital. La animación es extraordinaria y, en ocasiones, de gran fuerza poética, realizado sin computadoras. Joya.

Panda go Panda

Una de las películas más exitosas de los estudios Ghibli -los de Miyazaki e Isao Takahata-, con un estilo muy cercano al cuento infantil, porque un poco se trata de eso: un papá panda y su osezno buscan un nuevo hogar y se encuentran con una niña huérfana con la que construyen una especie de familia. Llena de humor y de ritmo, es una mirada poética sobre las posibilidades del amor filial, sin dejar de lado las contradicciones de un mundo que dice amar la naturaleza pero se empeña en dominarla y doblegarla. Ideal para ver con chicos: es de las que piden una y otra vez.

El tiempo contigo

Entre las vertientes más ricas -y exitosas- del cine animado japonés figura  el drama romántico adolescente con cuotas de cine fantástico. En este caso, se trata de una chica que huye de la alienación de Tokio y comienza una relación con un joven que puede manejar el clima a voluntad. Todo lo que sigue a partir de allí, con usos perfectos de la luz y del diseño de personajes (una tradición perfecta, no una mera imitación de modelos, dicho sea de paso) es de un lirismo en clave asordinada totalmente conmovedor.

Bayonetta: Destino sangriento

Una historia fantástica sobre una bruja de dibujo, bueno, bastante sexy, con mucha violencia y estallidos de imágenes espectaculares que utilizan elementos de la religión para narrar una batalla entre el bien y el mal. La imaginería es totalmente apocalíptica en los minutos finales, al filme no le falta humor (a veces satírico), pero lo más interesante es el extremo surreal al que llegan las animaciones en los momentos épicos. El diseño de monstruos, vestidos, armas y cataclismos es puro placer onírico. Para adultos.

Más notas de

Leonardo Desposito

Películas de superhéroes para quienes odian a los superhéroes

Capitán América, un homenaje a los años 40

La televisión tradicional ya no tiene nuevos espectadores

Canales FAST, la respuesta de la TV a Internet

Cuatro animés para entender el animé en Netflix

Belle, de Cannes a Netflix

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara

Cuatro comedias negras para disfrutar en HBO Max

Este es el fin, cima de la comedia negra

Lo mejor y lo peor del cine fantástico, gratis en Archive.Org

Carnival of Souls, un filme de enorme influencia en el cine

Se extingue el espectador de TV: hábitos de los nuevos espectadores

Jugar y usar redes sociales: pasatiempos favoritos de los más jóvenes