Misión: Imposible

Identificado con el cine de acción y aventuras (aunque no es uno de los "forzudos" de Hollywood de los 80 ni un "machote"), Tom Cruise es de los pocos actores que llenan cines con su nombre. Y es bueno, buenísimo. Vean, por ejemplo, este comienzo de Misión: Imposible, película compleja dirigida por Brian De Palma sobre puestas en escena, mentiras que esconden otras mentiras y una relación padre-hijo bastante extraña. Corre, salta y actúa, todo en un filme que todavía espera un análisis más allá de su espectacularidad. Gran campo de juego de De Palma y gran arranque de una serie que nunca defrauda.

 

The Firm

 

Le pegaron mucho a esta adaptación de una novela de John Grisham (siempre thrillers sobre abogados fulleros en el Sur profundo de los EE.UU.) y, más allá de que tiene cierto sesgo impersonal en la dirección (Sidney Pollack, a veces genial como en Tootsie), logra en gran medida a Cruise y a Gene Hackman el milagro de que una trama enrevesada de papeles y papeles (se sacan más fotocopias que en un año completo de la UBA) sea comprensible y sostenga su suspenso de principio a fin. También es una película sobre la diferencia entre ética y moral, y un cuento sobre el matrimonio.

 

Guerra de los mundos

 

Esta adaptación de Steven Spielberg de la célebre novela de H.G. Wells es una auténtica genialidad: aunque contextualiza la historia en los EE.UU. post-11/S en lugar de la Inglaterra victoriana del libro, es muy fiel y crea un enorme terror no a partir de los invasores sino de la situación "hombre lobo del hombre" que es la de mayor peso en la película. Cruise, como un padre inmaduro al que la urgencia obliga a madurar un poco a pesar de sí mismo, está perfecto: pasa de lo patético y desorientado a una calma autoridad.

 

Al filo del mañana

 

Hay que aplaudir al que se le ocurió la brillante idea de combinar (justamente) La guerra de los mundos con Hechizo del tiempo. Cruise es aquí un tipo al que meten a pelear con extaterrestres, muere en minutos, revive, vuelve a morir en minutos y, poco a poco, va aprendiendo qué hacer para sobrevivir. En el medio aparece una chica (muy buen trabajo de Emily Blunt) y unas secuencias de acción desquiciadas salidas de la mente de Doug Liman, realizador desaforado y, en ocasiones, muy bueno. Final musical y loco.

Más notas de

Leonardo Desposito

HBO Max impulsó los ingresos de AT&T en 2021

Duna, uno de los éxitos de cine en HBO Max

Cine nuevo en Mubi sin pasar por la pantalla grande

Annette, lo último de Léos Carax con elenco estelar

Francia regula las ventanas de exhibición para plataformas

Malas hierbas, producción cinematográfica de Netflix

La Malvada: una de las grandes películas perfectas

Seductor y ¿Víctima?: La Malvada

Amazon le puso título a la serie sobre El Señor de los Anillos

La primera imagen de la serie de Amazon sobre Tolkien

Cine, series y superhéroes: el futuro del audiovisual

Moon Knight, lo nuevo de Marvel en Disney+

Microsoft compra Activision en el mayor deal del campo gaming

Activision entra al paraguas de Microsoft

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

La taquilla global se recupera esta vez gracias al terror

Scream: el terror (siempre) gana

El Festival de Berlín se prepara para otra edición presencial

La Berlinale se prepara para volver a cierta normalidad