3000 millas al infierno

Si hay una película fuera de lo común es el gran policial 3000 millas al infierno, de Demian Lichtenstein (opera prima, desgraciadamente el realizador falleció tras un segundo filme). Kevin Costner y Kurt Russell, disfrazados de Elvis, planean asaltar un casino en Las Vegas durante una convención. Pero todo se tuerce, Costner -que es el más "malo"- termina secuestrando a un chico del que se hace amigo, intervienen otras fuerzas mafiosas, y lo satírico se combina con un serio y sólido noir al que no le faltan ni violencia ni nobleza. No se puede contar la trama pero sí se puede recomendar, calurosamente, verla.

10.000 B.C.

Cuando finalmente Roland Emmerich aprendió a narrar (y es bueno en eso ahora), hizo esta película sobre los últimos hombres prehistóricos y el choque con una primera civilización. Es una gran película de aventuras realizada con el espíritu de las novelas juveniles del siglo XIX y la tecnología del siglo XXI, una combinación que pocas veces se logra con tal grado de emoción y cariño por los personajes. Aunque sí, es una fantasía (varias cosas son históricamente imposibles), también tiene su costado humorístico y hasta didáctico. 

61

Algunos (todavía) no lo saben, pero Billy Crystal, además de un gran comediante, es un muy  buen director. Hizo dos lindísimas comedias (El cómico de la familia y Olvídate de París), y en otro tono este trabajo para HBO donde dos grandes jugadores de baseball de los Yankees de Nueva York están a punto de quebrar el récord del mítico Babe Ruth. El problema es que no solo compiten entre ellos sino que gran parte del público no quiere que se rompa ese récord histórico. Sobre el fanatismo, el deporte y la ética: un gran cuento raro pero verdadero.

15:17, tren a París

Clint Eastwood narra cómo dos marines estadounidenses evitan un atentado terrorista en el tren en el que viajan. Un hecho real, pero además los "actores" son los personajes que protagonizaron tal hecho. Sin embargo, el filme no es un documental sino una reconstrucción ficcionalizada que permite comprender cómo se toma una decisión ética y moral. Aunque parezca forzado el símil, Eastwood, más grande que cualquier cineasta, aquí se acerca a Kiarostami en el delgado límite realidad-ficción. Genialidad.

Más notas de

Leonardo Desposito

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix

Películas de culto para trasnochar en casa

ROCKY HORROR SHOW

Los Globos de Oro no tienen quién los televise (pero se hacen igual)

Los Globos de Oro no tienen quién los televise (pero se hacen igual)

Cuatro películas que explican el talento de las Wachowski

Cuatro películas que explican el talento de las Wachowski

La mayoría de los filmes más vistos del año son chinos

La mayoría de los filmes más vistos del año son chinos

Río Bravo: lecciones morales en pocas palabras

Ricky Nelson, John Wayne y Dean Martin en Río Bravo

Cine y ciencia ficción: matrimonio perfecto en Star+

Cine y ciencia ficción: matrimonio perfecto en Star+

Las salas de cine empiezan a recuperarse con superhéroes

Las salas de cine empiezan a recuperarse con superhéroes

Cuatro películas con número en el título (imperdibles) en HBO Max

Cuatro películas con número en el título (imperdibles) en HBO Max