Drácula, de Bram Stoker

La Drácula de Francis Ford Coppola es la adaptación más fiel de la novela de Bram Stoker y, al mismo tiempo, la que más la traiciona, porque pone en escena ciertas "páginas arrancadas" (la relación entre el príncipe y Mina Murray) que convierten esta historia en una de amor romántico y desaforado, aventuras y redención final, casi un cuento de hadas con algo de erotismo y mucha sangre. Coppola hace -gracias a Gary Oldman, a Winona Ryder, a Keany Reeves y, caramba, a Anthony Hopkins- propia una historia ajena y pasa del terror (que lo hay) a la alegría festiva del cine. Hermosa, además, en todo sentido. Y sí, encima termina bien.

Vampiros

John Carpenter armó una gran aventura de terror con aires de western: una banda de vampiros descastados en el Oeste americano es perseguida por un grupo de cazadores a las órdenes del Vaticano, comandados por un intrépido James Woods. Es por un lado un filme de terror; por otro, una historia de sacrificio y amistad. Por otro, claro, una película de vaqueros en la mejor tradición de Howard Hawks, donde el profesionalismo y la ética son armas básicas para vencer al mal. La combinación de sangre y adrenalina -y humor negro- es única. 

El exorcismo de Emily Rose

Aunque tiene mucho de terror, especialmente en su última parte, esta es una película de suspenso que encierra un enigma filosófico acerca de la existencia de Dios y del Mal. Una abogada atea (gran trabajo de Laura Linney) tiene que defender del cargo de homicidio a un cura que efectuó un exorcismo sobre una chica que bien podría estar poseída o ser una enferma psiquiátrica. El juicio es apasionante, los argumentos siempre interesantes y la parte "terror", concisa y solo cuando es necesaria, efectiva. Una película casi escondida.

Aterrados

De lo mejor del género en los últimos años: un crimen sobrenatural en un barrio de Buenos Aires deriva en una investigación paranormal y en un combate con una entidad maligna. La película de Demián Rugna -que tendrá remake estadounidense, bien merecida- no solo tiene momentos de miedo absoluto, perfectamente realizados, sino que además se cuestiona sobre la naturaleza de lo extraño. El hecho de que sea "en la Argentina" es lo de menos: la fábula es universal y está realizada con absoluta fe en el relato.

Más notas de

Leonardo Desposito

El precio de las entradas pesa tanto como el Covid en los cines

Salas vacías, nuevo problema global

Get Back: el evento que salva todo el 2021

Get Back, un milagro del documental

Los Gucci pelean contra La casa Gucci

La casa Gucci

Buen fin de semana en la taquilla global para films aún "en rojo"

Encanto, nuevo éxito de Disney

David Lynch famoso y secreto para descubrir en MUBI

Dumbland, serie animada de David Lynch

El futuro audiovisual ya llegó

La televisión informa lo que sucede en el momento en que sucede. La paradoja de El juego del calamar, la historia de un montón de gente encerrada en un lugar bajo miradas anónimas

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

La película más taquillera de 2021 podría perder dinero

Sin tiempo para morir, ganadora y perdedora a la vez

Cuatro películas gigantescas para ver en HBO Max

Ben Hur