La vida de Brian

La vida de Brian, una de las joyas cinematográficas de los Monty Python, casi no se estrena en la Argentina, y en el actual estado de la corrección política, uno se pregunta si esta parodia de las películas bíblicas que narra la historia de un pobre tipo al que confunden con el Mesías tendría posibilidades de hacerse. Cuando se la ve, resulta profética (la discusión sobre la identidad de género de un activista en una de las gradas es increíble y cómica) y pone en cuestión no la religión ni la figura de Jesús (que no interviene aquí) sino los lugares comunes políticos y bien pensantes, justamente. Locura cómica con final alegre y apocalíptico.

Scarface

Una de las cimas de Brian de Palma y una de las cimas actorales e icónicas de Al Pacino. Más allá de su violencia y de la mirada impiadosa sobre las relaciones entre la política y el narcotráfico, es también una reflexión sobre la moral y la ética. Tony Montana mata, pero no miente; y solo mata (sin mentir) entre quienes decidieron seguir ese código ético criminal. Así, tiene ese monólogo brillante sobre "saluden al malo", cuando los ricos del restaurante lo miran con desprecio también racial. Más por sus ideas que por su violencia, un filme difícil de rehacer.

Taxi Driver

Quién sabe si esta historia de un veterano de Vietnam enloquecido en una Nueva York violenta y sucia podría hacerse hoy con su discurso cuestionador de la política y ese universo nocturno y móvil en el que todo se resuelve con sangre. Donde el racismo es un dato y no se condena directamente, donde todo parece en disolución, donde además un actor adulto (Havey Keitel) abraza y besa a una actriz de doce años (Jodie Foster), que hace de prostituta. Aún así, y justamente por todo eso, el filme que dio fama universal a Scorsese y a De Niro es una obra maestra.

Kika

Una de las más complejas (y mejores) películas de Pedro Almodóvar, que últimamente se ha tomado demasiado en serio. La historia de una maquilladora que tiene una relación un poco perversa, que une el melodrama, la comedia cómica y el policial satírico de un modo único, incluye una secuencia de comedia con una violación. Tal como se leyó: violar a una mujer se convierte en un acto cómico. Y funciona, y la película -la tienen que ver- no es para nada ofensiva sino todo lo contrario: pone en tela de juicio algunos de nuestros lugares comunes morales.

Más notas de

Leonardo Desposito

Cuatro biografías fuera de lo común para maratonear en Netflix

Cate Blanchett en Elizabeth

Minions 2 termina con la era de la pandemia para los estrenos en salas

Minions 2, el último "retraso por pandemia" del cine

Cineastas de Ucrania piden a Karlovy-Vary que no proyecte filme ruso

Captain Volkonogov Escaped, la película cuestionada por Ucrania

Cuatro caras de Tom Hanks en la grilla de Prime Video

Cuatro caras de Tom Hanks en la grilla de Prime Video

Los Globos de Oro, entre continuidad y extinción

Los Globos de Oro, entre continuidad y extinción

Netflix despidió a 300 empleados en plena tormenta financiera

Netflix corta más empleados de los previsto

Sátira escondida en grandes películas de Star+

Starship Troopers, sátira antimilitarista

Netflix anuncia más despidos tras la caída de sus acciones

Netflix anuncia más despidos tras la caída de sus acciones

Cuatro películas "incorrectas" para rever en Netflix

Al Pacino en Scarface

Las diez mejores películas de Pixar para recorrer en la grilla de Disney+

Ratatouille, quizás la mayor obra maestra de Pixar