Donnie Darko

Donnie Darko nunca se estrenó en la Argentina, aunque es uno de los mejores y mayores títulos de culto de las últimas décadas. La fascinante historia de un chico que puede impedir el fin del mundo y se comunica con un conejo gigante es, también, un recorrido por los lugares comunes del cine de adolescentes y una sátira sobre la televisión y las relaciones familiares. Creada por Richard Kelly, no se parece a nada de lo que el cine dio en los últimos veinte años. Rara, sí, pero también clara, con humor, música y muchísima emoción. Película única sobre tiempos inciertos, muy en sincronía con esta época (más que cuando su estreno).

El fantástico Sr. Fox

Esta es una de las dos (la otra es Isla de perros) películas animadas de Wes Anderson, y se basa sobre una novela de Roald Dahl (Chalie y la fábrica de chocolate, Las brujas). Es la historia de cómo el señor Zorro y su familia tienen que enfrentar la depredación de los humanos con un alambicado plan de robo y sabotaje. No solo es una hermosa mirada sobre el viejo arte del stop-motion (todos son muñecos), sino que además tiene un trabajo de diálogos de gran inteligencia, y las voces perfectas de Meryl Streep, George Clooney y Bill Murray, entre otros. Por supuesto que se puede ver con chicos.

Trascender

Este filme rarísimo de ciencia ficción narra cómo un hombre transfiere su alma a una máquina y comienza a transformar el mundo. Es, por otro lado, una historia romántica y un thriller apocalíptico, aunque mechado constantemente de dilemas filosóficos. Es cierto que se nota bastante la mano de su productor, Christopher Nolan, especialmente en el tono sombrío y melancólico de las acciones. Pero presenta temas interesantes como sostén de un gran espectáculo. Aunque no del todo lograda, muy recomendable.

La Secretaria

Difícilmente se pueda encontrar una comedia erótica más tierna y más original que esta. Hay una chica que sale de un psiquiátrico (extraordinaria y cómica Maggie Gyllenhaal) que logra un puesto como secretaria de un tipo (James Spader) con fantasías de dominación. Y ambos entablan una relación BDSM. Pero -y aquí lo genial de la película- son felices con eso, y terminan forzando a todo el pueblito a... bueno, mejor que la vean. No hay nada escabroso en toda la película, además: solo muestra con humor los deseos más raros.

Más notas de

Leonardo Desposito

PornHub, el arte erótico y la furia de los grandes museos

El nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli

Vampiros, títeres y Leo García para pasar un gran fin de semana

La danza de los vampiros, de Roman Polanski

Abbas Kiarostami: poesía para terminar con las polémicas

El viento nos llevará, joya de Kiarostami

Netflix: menos crecimiento y lanzamiento de videogames

Netflix va por los videojuegos

Cuatro películas de Prime Video que merecen redescubrirse

Tom Hanks y Halle Berry en El atlas de las nubes

Black Widow y los cines: de la euforia a la decepción

Scarlett Johansson en Black Widow

Salgamos de casa: ciclos de cine, teatro y música

LIgia Piro, en el Picadero

Black Widow: qué hay detrás de los números de un éxito

Marvel cumple, Black Widow dignifica

Cuatro Hitchcock poco recordados en HBO Max

Alfred Hitchcock: genio para seguir descubriendo siempre

Universal se retira de HBO Max: más tensión en el SVOD

Minions, una de las marcas fuertes de Universal, a Peacock