Copia Certificada

Copia Certificada fue la primera película no iraní de Abbas Kiarostami. Inspirada en la joya Te amaré por siempre, de Roberto Rossellini, narra el encuentro entre (creemos) una mujer y un hombre que recorren un pueblo de la Toscana durante un día y fingen ser un matrimonio (mientras, alrededor de ellos, se celebran matrimonios). La cosa se pone rara y el espectador ya no sabe qué es verdad y qué es ficción dentro de la ficción, pero se emociona y divierte igual. De paso, la mejor actuación de Juliette Binoche en toda su carrera. Una demostración de que Kiarostami era un cineasta amable y lleno de un humor muy humano.

El Topo

Quizás les suene Alejandro Jodorowsky como chamán, como guionista de historietas, como figura rara en el paisaje cultural. Es todo eso, y también es cineasta. Una de sus películas más famosas es El Topo, de la que no se puede decir si es buena o mala, pero sí que es irresistible y que genera algo así como hipnosis. Totalmente desaforada, en principio es un western con aires de spaghetti. Pero también es la historia de una iluminación religiosa, un cuento de amor, sangre, sexo y crueldad, y una especie de sátira desaforada de no se sabe bien qué. Un trip divertidísimo.

Swallow

Es una pena que esta locura de terror fisiológico no se haya estrenado en la Argentina, porque es de las pocas películas qeu vale la pena de los últimos cinco años. Hay una mujer embarazada de un marido perfecto, con una casa perfecta, con unos colores (muchos colores) perfectos. Pero esta mujer, además, está hipercontrolada. Lo que lleva a que desarrolle el hábito de tragar cosas cada vez más extrañas y peligrosas para ella y para su retoño por nacer. Por supuesto que hay algo más, y la película, narrativamente clara y "tradicional", se vuelve una espiral extraña y perfecta.

Los paraguas de Cherburgo

Y sí, un clásico que siempre hizo llorar a todo el mundo, fue un éxito, ganó mil premios y todo eso. Pero es rara. ¿Por qué? Porque esta historia de amor entre dos casi adolescentes truncada por un embarazo y la Guerra de Argelia está toda cantada. No con canciones. No es un musical en ese sentido. Los diálogos cantados son del tipo "el motor le va a hacer un ruidito hasta que se acomode, pero es normal" o "¿No comés más? ¿Ya te vas? ¿Para eso cociné?" más allá de que dejó un par de canciones inmortales. Un cuento de hadas experimental e irónico.

Más notas de

Leonardo Desposito

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara

Cuatro comedias negras para disfrutar en HBO Max

Este es el fin, cima de la comedia negra

Lo mejor y lo peor del cine fantástico, gratis en Archive.Org

Carnival of Souls, un filme de enorme influencia en el cine

Se extingue el espectador de TV: hábitos de los nuevos espectadores

Jugar y usar redes sociales: pasatiempos favoritos de los más jóvenes

Las reposiciones le ganan a los estrenos en los Estados Unidos

Spiderman vuelve a ganar una alicaída taquilla estadounidense

Cuatro rarezas disfrutables para descubrir en MUBI

Copia Certificada, prueba de la maestría de Abbas Kiarostami

Cuatro comedias felices para disfrutar en Netflix

Hudson Hawk, la comedia más rara del mundo