Dumbland

David Lynch es, sin dudas, uno de los realizadores más influyentes del cine moderno. De tradición totalmente surrealista, sus películas se volvieron cada vez mas oníricas, más regidas por la lógica del sueño o la pesadilla, mezcla de comicidad demente y terrores absolutos. Antes de hacer su opera prima Eraserhead (también visible), el hombre hizo cómics y animaciones. En Mubi, se pueden ver todas y todos sus cortos. Recomendamos la serie Dumbland, la historia de un tipo horrible, violento y grasa al que le pasan cosas entre cómicas y tremendas, humor negro desatadísimo. A su lado, Homero Simpson es Barack Obama. Crítica social desaforada, además.

Inland Empire

Inland... es probablemente el filme más agotador de Lynch por su duración (más de tres horas) y porque sucede de todo y requiere del espectador una especie de estado especial, de ganas de sumergirse en un universo cuya única cohesión viene por el lado del sueño. Podemos, al menos, establecer una especie de hilo: la historia de una actriz (Laura Dern) en crisis mental y profesional, y en ese sentido la película es un viaje por el fluir de su (in)consciencia. Pero lo mejor es dejarse llevar por momentos de terror, musical, comedia, drama y sonidos extraños.

Carretera Perdida

Hemos hablado de esta película, probablemente la bisagra absoluta en la carrera del realizador. Con temas que provienen del mundo de Hitchcock (el trasfondo de melodrama noir, las referencias a Vértigo y al tema del doble), Lynch va dejando de lado en la primera mitad la lógica cartesiana y, en la segunda, ingresa en un universo totalmente surrealista (que también era un poco el de Vértigo, no olvidemos). El amor loco, los personajes extraños, la ruta y el viaje como metáforas se vuelven aquí centrales.

Twin Peaks: Fuego camina conmigo

Y esta es nuestra favorita, una especie de precuela de Twin Peaks que narra el asesinato de Laura Palmer. Pero si fuera eso solo, estaríamos ante un filme cualquiera. No, es otra cosa, un compendio de cosas. Desde la aparición de personajes perfectos y rarísimos (el de David Bowie, por ejemplo) hasta la caricatura, para poco a poco deslizarse hacia uno de los finales más perturbadores de toda la historia del cine reciente, no tanto por sus imágenes como por su clima fuera de toda norma. 

Más notas de

Leonardo Desposito

HBO Max impulsó los ingresos de AT&T en 2021

Duna, uno de los éxitos de cine en HBO Max

Cine nuevo en Mubi sin pasar por la pantalla grande

Annette, lo último de Léos Carax con elenco estelar

Francia regula las ventanas de exhibición para plataformas

Malas hierbas, producción cinematográfica de Netflix

La Malvada: una de las grandes películas perfectas

Seductor y ¿Víctima?: La Malvada

Amazon le puso título a la serie sobre El Señor de los Anillos

La primera imagen de la serie de Amazon sobre Tolkien

Cine, series y superhéroes: el futuro del audiovisual

Moon Knight, lo nuevo de Marvel en Disney+

Microsoft compra Activision en el mayor deal del campo gaming

Activision entra al paraguas de Microsoft

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

Cuatro películas brillantes de Tony Scott en Star+

La taquilla global se recupera esta vez gracias al terror

Scream: el terror (siempre) gana

El Festival de Berlín se prepara para otra edición presencial

La Berlinale se prepara para volver a cierta normalidad