La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner apuntó contra los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola y, en base a un titular periodístico que aseguraba que ella tiene "tres toneladas de pruebas" en contra respecto a la Causa Vialidad, los llamó a "dejar de mirar Netflix". En relación con esto, lo comparó con la serie documental de Netflix "3 Toneladas".

Luego de que Luciani pida una condena de 12 años de prisión e inhabilitación permanente para ejercer cargos públicos para la exmandataria, durante el martes Kirchner dio un discurso en su defensa ya que no le permitieron ampliar su declaración indagatoria frente al Tribunal. "Estuve sentadita en Comodoro Py durante 5 días escuchando acusaciones que eran una ficción, con un guion bastante malo, además de falso. Nada fue probado, sino que se comprobó que era exactamente al revés de lo que decían", afirmó.

Siguiendo ese hilo, ahora Cristina hizo una publicación en sus redes sociales donde adjuntó el titular de Clarín "Vialidad: El fiscal inicia su alegato el lunes basado en tres toneladas de pruebas que complican a Cristina Kirchner", junto con el póster promocional de la docuserie "3 toneladas", producida por la plataforma de streaming Netflix que narra la historia del asalto al Banco Central de Brasil.

"'Tres toneladas de pruebas': Clarín y los fiscales Luciani y Mola deben dejar de mirar Netflix. Agarren la Constitución, los libros de derecho administrativo y el código penal y procesal, que no muerden", aconsejó la vicepresidenta.

De qué se trata 3 toneladas, el documental que mencionó Cristina Kirchner

El Robo del Siglo en Argentina ocurrió a principios de enero de 2006 en una sede del Banco Río de Acassuso, y sobre ese caso recientemente Netfllix lanzó su película documental. En Brasil ocurrió un robo similar seis meses antes, en agosto de 2005, y cambió la historia del país. 

La docuserie estuvo dentro del Top 10 a principio de año.

Compuesta por 3 episodios, la serie documental reconstruye el histórico robo al Banco Central en la localidad de Fortaleza, al norte del país, en donde una banda de ladrones cavó un túnel de 80 metros de largo para poder ingresar a la bóveda de la entidad financiera y llevarse más de 160 millones de reales, es decir, 3,5 toneladas en efectivo.

Para poder llevar a cabo el robo, los ladrones idearon un plan minucioso y específico que les permitió lograr su cometido sin ningún problema. En ese sentido, los involucrados comenzaron fundando una empresa fantasma que vendía césped sintético, que serviría como justificación a la cantidad de dinero que llegó a sus manos. 

La producción original de la plataforma de streaming contiene testimonios de sus protagonistas y testigos contados por ellos mismos, como así también detalles nunca antes salidos a la luz. La recepción fue muy buena por parte de los usuarios de Netflix, y estuvo dentro del Top 10 de las series más vistas en marzo de este año.