Siempre es difícil recomendar el cine experimental porque, por su propia naturaleza, se aleja de la experiencia frecuente del espectador común. Algo debemos decir respecto del término "común": todos somos "espectadores comunes", y si el arte cinematográfico se sostiene es porque pagan su entrada (o su abono a plataformas, seamos contemporáneos) quienes no son especialistas pero quieren un relato que los conmueva. Por eso es que, incluso hoy, incluso con la andanada de otros formatos audiovisuales (todos, hijos del séptimo arte, está claro) el cine permanece como el gran arte popular y el que nos llena de mitologías. Pero el cine experimental es otra cosa: juega con las posibilidades técnicas, estéticas y temáticas del cine para romper sus límites, efectivamente experimentar con él. De paso, gran parte de esas rupturas, de esos experimentos terminan siendo absorbidos por el cine en general.

Dado que tenemos sitios gratuitos y que muchas de estas películas forman parte del acerbo de dominio público, vamos a recomendar algunos filmes que deberían verse para comprender qué implica el término. Empecemos por Un Perro Andaluz, única colaboración entre Salvador Dalí y Luis Buñuel que, cosa curiosa, sigue siendo coherente con la obra de cada uno de ellos. Es un corto de casi veinte minutos donde ocurren muchas cosas y cuya lógica es al mismo tiempo onírica y erótica. Más allá del famosísimo plano de una navaja que corta un ojo, hay momentos que resultan perturbadores en todo sentido, sin que por ello carezca de humor. Literalmente surrealista (como La conchilla y el clérigo o El ballet mecánico, otras dos películas de ese grupo), buscaba que el espectador ingresase en el sueño y la pesadilla del otro. Quizás la película más influyente en la obra de David Lynch.

Otro gran experimentador de esos años del comienzo del siglo XX fue el soviético Dziga Vertov. El hombre de la cámara, su producción más famosa, tiene como fin mostrar el presente revolucionario como un modo de futuro, y a través de toda clase de manipulaciones y absurdos, asumir la idea de "la cámara" como un ser vivo, consciente, que piensa en imágenes. Sin diálogos, sin una narración específica, se trata de una película que juega con lo que la tecnología de la imagen podía lograr, y que busca no "romper" con la lógica del espectador sino educarlo en un lenguaje nuevo, como si las imágenes se convirtieran en un modo de caligrafía.

El alemán Walter Ruttman, que luego haría Berlín-Sinfonía de una gran ciudad, era diseñador y artista plástico, como su colega también alemán Oskar Fischinger. Ambos utilizaron técnicas de animación (pintura en vidrio, dibujo tradicional, stop-motion) para crear obras abstractas cuyo fin no era cinematográfico sino incorporar la dimensión temporal en la pintura. Del primero, se encuentra Lichtspiel Opus 1 ("Cuento de luz"); del segundo, An optical poem, realizado en los EE.UU. (donde, de paso, tuvo una pelea con Disney por su colaboración trunca en Fantasía).

En su momento, Fireworks fue un escándalo por la imaginería homosexual evidente que el realizador Kenneth Anger ponía en movimiento en esta película plagada de metáforas visuales. Hoy mucho ha perdido la fuerza escandalosa del 1947 en el que fue realizado, pero sí mantiene el constante juego poético de correspondencias y disonancias entre los planos, secuencia a secuencia, y su rechazo de lo narrativo como algo central en una película. Años más tarde, Anger realizaría otro filme con temática similar, Skorpio Rising, donde es capital el uso de la música pop y el rock para apoyar una imaginería que alude a la velocidad y la muerte.

Uno de los mayores experimentadores del cine fue Stan Brackhage, que filmaba a veces con nada. Algunas de sus películas pueden incluirse en la animación (por ejemplo, Preludes 01, de 1995, realizado con pintura sobre película). Otros, al documental (su genial registro de una autopsia en The act of seeing with one's own eyes). Y otros son completamente inclasificables, como Desistfilm, Cat's Craddle o Mothlight, donde la cuestión es encontrar la belleza en el registro de las cosas y su movimiento y cambio por sí mismas. Brackhage es de los cineastas mas hipnóticos e inclasificables de toda la historia del cine, se ganó algún Oscar -era miembro de la Academia- y demostró que se podían hacer películas con absolutamente cualquier cosa y capturar la atención y la mirada del espectador.

James Benning es otro gran influyente en el cine. Sus películas son cine observacional, muy pautado pero, al mismo tiempo, secretamente manipulado. Trabaja con planos fijos y registra los mínimos cambios en esos planos. Una de sus mejores películas (completa en YouTube, de paso, y gratis) es Ten Skies, donde registra diez planos de diez cielos diferentes sobre Los Angeles, cada uno de once minutos, y captura los sonidos alrededor (que, en algunos casos, son falsos). La experiencia puede parecer aburrida, pero es fascinante. Y es cine, aunque no podamos clasificarlo en ninguna parte.

Y, dado que lo mencionamos al principio, vamos con el experimentalista más exitoso y conocido de todos, David Lynch. Influido absolutamente por los surrealistas y, sobre todo, por Luis Buñuel (su mirada ácida y tierna a la vez sobre el absurdo de la vida burguesa es propio del creador de La edad de oro, a quien además cita en Terciopelo Azul), en sus primeros tiempos hizo cortos con técnicas de animación que merecen verse porque, por supuesto,  allí está todo. Six Figures Getting Sick, Absurd Encounter with Fear, o The Alphabet ya muestran la perturbadora y onírica imaginería -y uso sonoro, además- del realizador.

Más notas de

Leonardo Desposito

China autorizó el estreno en salas del tanque de Disney Mulan, aunque sin fecha

Mulan, lista para salir en los cines de China

Alien, El Padrino y más, en casa

Alien, El Padrino y más, en casa

El Festival de Locarno se lanza al negocio on line

El Festival de Locarno se lanza al negocio on line

Cómo disfrutar en casa del fin de semana

Arte, música, cine y teatro para disfrutar en casa

Plataformas: dónde y cómo ver películas en la Argentina

Plataformas: dónde y cómo ver cine y series

Hater y Casa propia, estrenos en el hogar

Hater y Casa propia, estrenos en el hogar

Disney, con problemas: Mulan no llegará a los cines de los EE.UU.

Disney, con problemas: Mulan no llegará a los cines de los EE.UU.

Ayer y hoy en el cine erótico

El cine sexual de ayer a hoy

La prensa extranjera de Hollywood, en la mira de la justicia

Unveiling Of The New 2009 Golden Globe Statuettes

Una semana a puro cine

Reír y emocionarse con noches de películas