Hay películas cuyo tamaño es inversamente proporcional al placer que convocan. El cocodrilo, filme de 1999 con Bill Pullman, Bridget Fonda y Brendan Gleeson, es la historia de un aparente monstruo en un pantano estadounidense, que termina como una comedia de aventuras con airecito ecologista a tono. Más allá de que hay cuerpos masticados -el bicho tiene hambre, pobre bestia- la amabilidad de la película, el logrado suspenso y la simpatía absoluta de sus personajes la elevan sobre la media. Miércoles, 22, Space.

Más notas de

Leonardo Desposito

Caen las acciones de Spotify por su apuesta a los podcasts

El podcast no tiene el peso que sigue teniendo la música

Liam Neeson, héroe de la taquilla estadounidense

Liam Neeson, el héroe de acción maduro que gana en la taquilla post pandemia

Cuatro grandes películas "escondidas" on demand

Cuatro grandes películas "escondidas" on demand

Julio Chávez vuelve al escenario

Julio Chávez vuelve al escenario

Cine de arte, gratis, para todos

Cine de arte, gratis, para todos

Para qué sirve la industria del erotismo

Para qué sirve la industria del erotismo

Fragmentos de una mujer: Crueldad para el gran público

Fragmentos de una mujer: Crueldad para el gran público

Qué fue lo más visto en 2020 en plataformas, según Nielsen

Qué fue lo más visto en 2020 en plataformas, según Nielsen

Doce joyas en Netflix que pocos saben que están en Netflix

Doce joyas en Netflix que pocos saben que están en Netflix

Hollywood volvería a posponer estrenos durante 2021

Hollywood volvería a posponer estrenos durante 2021