Bueno, vamos a hablar un cachito de Blancanieves por eso de que "il bisi ni fii quinsinsiidi". La noticia (que de todos modos es vieja: ya se habló del tema hace un par de años) es que "el beso de Blancanieves no fue consensuado": "No puede ser un beso de amor verdadero si solo una persona, en este caso el príncipe, sabe lo que está pasando", escribieron dos periodistas y se desató la polémica.

Vamos a dejar de lado algunas discusiones e iremos al grano: Vamos a hablar de

El cuento Blancanieves
De Disney

Blancanieves, cuento original

El cuento de Blancanieves es muy tradicional, no tiene un autor aunque la versión más conocida es la de los hermanos Gimm, que eran pedagogos y filólogos y querían recopilar no el "folklore" sino los relatos que se contaban las familias y permanecían en el tiempo.

Esa versión cuenta varias cosas que no están en ninguna de las versiones cinematográficas. Por ejemplo, que a Blancanieves los enanos le piden tres veces que no hable con extraños (porque temen a la bruja) y que no acepte regalos. Y las tres veces Blancanieves desobedece.

Pero en general el mundo cree que la versión "original" es de Disney. Vamos con esa. Originalmente, Disney pensó en hacer algo más satírico, diez Silly Symphonies (sinfonías tontas) concatenadas en el cuento. Creía que iba a ser fácil.

Y no. Fue descubriendo que la única manera de narrar ese cuento no era hacerlo de manera episódica, sino con una cohesión importante. También se dio cuenta de otra cosa: si la película no era realista, si no copiaba el modo Hollywood en su forma, iba a fracasar.

Así que rehizo todo el plan, rotoscopió una bailarina para poder tener movimientos gráciles para Blancanieves y la Reina; diseñó a la Reina según Joan Crawford (gran estrella entonces y mujer sexy, de paso), e hipotecó su casa, la del hermano y la de los padres para financiar.

Hete aquí que la película fue un triunfo. Actualizada por inflación, está en el puesto 10 de las más taquilleras de la historia, y fue la primera hasta Lo que el viento se llevó, de 1939 (Blancanieves estrenó en 1938, la producción es del 37 y ya se estaba preproduciendo Bambi.

Nadie nunca cuestionó el beso del Príncipe hasta ahora. Quizás porque era parte del cuento tradicional, algo que necesariamente hay que aceptar para que la fantasía funcione. Pero parece que Disney sí tenía en cuenta una objeción de noventa años después.

Vean esta escena, especialmente de 2:28 en adelante.

La edad de Blancanieves

Blancanieves es una niña de quince años. No va a caerle al Príncipe. Pero bueno, lo "besa" a su manera: ella es la que besa una paloma y la envía a besar los labios del caballero. Es decir... ella da el primer paso en el sentido físico del término.

Claramente la película y el cuento hablan de sexo. La mejor secuencia la película tiene esa connotación:

Es importante esa secuencia porque es cómo Blancanieves ve el bosque: lleno de peligros, ojos que la ven, troncos fálicos que quieren comerla, manos que le agarran el vestido. Es su miedo. Aunque en realidad corre bastante poco: es su propia imaginación en escena.

El Príncipe es todo lo contrario, entonces. Si combinamos las dos secuencias, vemos el amor puro (el beso con la paloma) versus la pasión violenta "de otros" (el bosque oscuro). Cuando al final llega el beso.

Y el beso de Blancanieves responde al deseo primigenio de un amor puro que tiene el personaje. De hecho, ni en el cuento ni en la película está realmente "muerta" sino que duerme a la espera de que alguien la ame como ella quiere. Amor verdadero.

Todo esto siempre fue clarísimo, hasta que los indignados que ven violación en cualquier llave entrando a una cerradura se hicieron cargo del comisariato moral de la fantasía. Así que, para ellos:

En 1943, jazzeros negros le preguntaron a Bob Clampett de Warner, si se podía hacer un cartoon con humor afroamericano. Lo hicieron entre todos con parodia a Blancanieves y es este (una parte):

Claro que este corto fue condenado por "racista" desde el mismo 1943 por la NAACP, aunque fuera de USA (¡Y acá también!) se pasaba por televisión. En fin. Nadie está más problemas que el que ve depravación en todos lados y no comprende ya la ironía o la fantasía.

Es todo, amigos.

Más notas de

Leonardo Desposito

Cine ruso, teatro on line y pop para pelearle al frío desde casa

Juanes muestra sus Orígenes

Erotismo soft español entre los setenta y los ochenta

Las alumnas de Madame Olga: sexo y poder en los años setenta

Netflix lanza su propia tienda on line de merchandising

La tienda de Netflix, una estrategia de fidelización

Musical clásico en Qubit.TV: el cine de la felicidad completa

Cyd Charisse y Fred Astaire en Brindis al amor

Rápidos y Furiosos recupera la taquilla internacional

Rápidos y Furiosos 9, éxito global post pandemia

Amazon Prime: 4 películas que merecen mejor suerte

Donnie Darko, genialidad nunca estrenada en la Argentina

Una película logra 100 millones de dólares en escenario post pandemia

Un lugar en silencio II, primer gran éxito post pandemia

Videojuegos XXX en los albores de la era digital

Sex Olympics: aquellos juegos eróticos de los 80

Por (y para qué) ver clásicos del cine y dónde encontrarlos

El Ciudadano, puertta de entrada al cine moderno

Apuestas multimillonarias: cuánto gastarán las plataformas en 2021

Los SVOD se afianzan como centro del panorama audiovisual

noticias relacionadas