Una de las mayores obras maestras de las últimas tres décadas por fin puede verse legalmente en la Argentina, aunque no pudo estrenarse nunca -comercialmente- en cines. El film se llama La princesa Mononoke, lo dirigió Hayao Miyazaki y es un relato fantástico sobre la irrupción de la tecnología en el mundo natural, ambientado en el Japón medieval. Hay momentos de una poesía abrumadora (el recorrido por el bosque lleno de espíritus), o de una épica que corta el aliento (el ataque de los animales a la ciudad-fragua). La película -sí, es animada y puede verse con chicos, aunque es muy compleja para menores de 10 años- deja de lado la división de "buenos y malos" tajantes y, con enorme detalle y creatividad, crea un mundo propio. Como en Totoro (su otra obra maestra absoluta), Miyazaki cuenta con la inteligencia y la sensibilidad del espectador. Casi no hay películas así, ni las habrá. Disponible en Netflix.

Más notas de

Leonardo Desposito

El streaming crece en visionado pero no en suscriptores

HBO Now: mucho visionado, los mismos suscriptores

Disney rebaja todos los salarios de sus ejecutivos para hacer frente a la crisis por el coronavirus

Bob Iger renuncia a su salario de u$ 2,5 millones

Las ventajas de que el porno sobreviva

Las ventajas de que el porno sobreviva

Qué se puede hacer salvo quedarse frente a la pantalla

Un clásico del romance, directo a nuestra casa mediante YouTube

De adaptaciones literarias, sexys y con monos

De adaptaciones literarias, sexys y con monos

Netflix opta por el animé para la creación de nuevos contenidos originales y globales

El clásico del animé Mazinger Z, una de las nuevas adquisiciones de Netflix

La plataforma de contenidos breves Quibi lanzó una grilla ambiciosa

The most dangerous game, una de las ficciones de Quibi

El coronavirus posterga estrenos y podría cancelar Cannes

La última película de James Bond, postergada hasta fines de año

La crisis del coronavirus causa estragos en el entretenimiento

SXSW, festival cancelado

Pixar se llevó un fin de semana con muy poco público en las salas argentinas

Unidos, un Pixar con poca fuerza en la taquilla