De algún modo, Aves de presa es lo más parecido a una revista de cómics que se ha filmado. No de "superhéroes": de cómics. Color, vértigo, ligereza bidimensional totalmente autoconsciente, chistes, un cierto pathos no del todo visible a simple vista, personajes más grandes que la vida. Así, incluso con sus fallas (todo lo mencionado en la oración precedente puede ser bueno o malo, y lo es, alternativamente, a medida que pasa el filme) resulta ser fresca y, sobre todo, desprejuiciada. Es decir, logra que todo gire alrededor del punto de vista desquiciado al extremo de su protagonista, Harley Quinn, una Margot Robbie que está decidida a romper -ya lo hacía en El lobo de Wall Street- con cualquier dogma sobre la rubia sexy del cine. Sí, claro que en gran medida es una especie de "Deadpool femenina", y se nota bastante. Pero eso no es necesariamente malo y además está Ewan McGregor, un recurso natural.

Título original: Birds of prey, EE.UU., 2020
Duración: 109’
Dirección: Cathy Yan
Intérpretes: Margot Robbie, Ewan McGregor, Mary Elizabeth Winstead, Rosie Perez
Calificación: Apta para mayores de 16 años