El Festival Internacional de Cine de Berlín desde hace tiempo ha sabido dar un lugar al cine argentino. De La deuda interna, de Miguel Pereira, y La ciénaga, de Lucrecia Martel, a El abrazo partido, de Daniel Burman; de la excelente (y reciente) El prófugo (un espaldarazo para Natalia Meta, a quien aquí se le retaceaba un merecido reconocimiento) al inolvidable homenaje al querido Fernando Pino Solanas, nuestro cine nacional suele tener un lugar de privilegio en la Berlinale. Eso se debe a la mirada de los curadores y programadores, pero también al impacto que las películas tienen en el público especializado y cinéfilo, que elige acercarse a las propuestas provenientes de la Argentina, por diversas que sean ellas entre sí.

Este año no es una excepción y la embajada nacional posee representantes en casi todas las secciones. La coproducción entre Argentina, México y Estados Unidos Manto de gemas, ópera prima de la realizadora Natalia López Gallardo, fue seleccionada para pujar por el Oso de Oro, máximo galardón de la competencia. La ecléctica propuesta de esta 72 edición permite que junto con figuras consagradas del cine mundial como Hong Sangsoo o Claire Denis comparta pantalla el primer largometraje de esta realizadora, nacida en Bolivia pero afincada en México (es la esposa del realizador Carlos Reygadas) y que hasta ahora era reconocida por su trabajo como editora (de filmes de Reygadas y  de la inolvidable Jauja, de Lisandro Alonso).

La sección Encounters, una nueva competencia que ocupa el lugar que en Cannes posee Un certain regard o las relacionadas con Nuevos Directores en Venecia o San Sebastián, es más que una "segunda competencia".- Tiene sus propias y particulares reglas, gustos, principios y preferencias. Hay menos atención a los nombres rutilantes y poco acento en el ecosistema de las alfombras rojas. Riesgo, vanguardia, heterogeneidad, sorpresa, son características que distinguen a este apartado del enorme festival alemán. En ella el director argentino Gastón Solnicki (Papirosen, Süden, Kekszakallu, Introduzione all'oscuro) presentará su película A Little Love Package, intrigante y personal coproducción entre Argentina y Austria.

 Por su parte, la autora salteña Lucrecia Martel (reconocida e indiscutida figura de la cultura mundial, cuya opera prima -como se dijo- tuvo su premier aquí en febrero de 2001 antes de debutar en el Festival de Mar del Plata, que entonces se realizaba en marzo) estará presente con su documental Terminal Norte. Se trata de una producción original para la plataforma pública de contenidos audiovisuales CONTAR (donde se vio localmente antes de su arribo a estas tierras, algo no tan habitual). El cortometraje fue realizado por la productora Rei Cine y escrito y dirigido por la creadora de las inolvidables también La niña santa, La mujer sin cabeza y Zama.

En la siempre desafiante sección Forum tendrá lugar la premier mundial de la última película de Jonathan Perel, Camuflaje, cuya anterior Responsabilidad empresarial se presentó también en esta sección en 2020, justo antes de que se declarase la pandemia. En esta sección participa, asimismo, La edad media, de Alejo Moguillansky y Luciana Acuña, comedia filmada durante la pandemia que pasó, hace bien poco, por la competencia En tránsito, dedicada a work in progress, de Mar del Plata. La edad media se acerca, como Por el dinero (anterior realización del director de Castro, El loro y el cisne y El escarabajo de oro), a la temática de la supervivencia en los tiempos actuales de los que laboran en las industrias culturales. Un debate ciertamente pendiente, al que la mirada de quienes conforman El pampero (de hecho, varios de sus integrantes participan en la película, como de costumbre, en distintos roles) seguro tendrá mucho para aportar.

La sección Generation hace foco en el cine destinado o habitado por niños y adolescentes. Menos visitada por la crítica, y alejada de la prensa a la que le interesa más el star system que las películas, esta sección suele ser un apartado que provee no pocas sorpresas y descubrimientos (por aquí pasó, por ejemplo, la impar Mochila de plomo, de Darío Mascambroni, en 2018). En esta sección (en la subsección Generation 14plus) se proyectará una película que nos despierta mucha expectativa: Sublime, opera prima de Mariano Biasin que promete una historia de coming of age, de amistad y amor adolescente, atravesada por la música. Asimismo, en la subsección Generation Kplus, se verá Una aprendiz invisible, de Emilia Herbst.

Por lo demás, debe señalarse que el audiovisual nacional también tendrá representación en Berlinale Talents, espacio de networking que se propone indagar sobre la cinematografía, en la que participan casi 200 figuras de todo el mundo de diferentes disciplinas del audiovisual. Por Argentina participan este año Maximiliano Monzón (distribuidor), Manuel Embalse (Editor, Director), Paula Silencio (Diseñadora de sonido, compositora), Lucas Larriera (Diseñador de sonido, Director) y Paola Buontempo (Directora, que además se desempeña como programadora del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata).

Por último, también tendrán su lugar en la Berlinale, en distintos apartados, la serie Iosi, el espía arrepentido, de Daniel Burman, y los proyectos The Promised Land, de Paula Eleod, Marcelo Chaparro y Emiliano Torres, y Las Corrientes, de Milagros Mumenthaler. La serie de 8 capítulos creada por Burman y dirigida por él y Sebastián Borensztein para Amazon Prime video cuenta con un llamativo elenco en el que destacan Natalia Oreiro, Gustavo Bassani, Mercedes Morán, Alejandro Awada, Carla Quevedo y Minerva Casero.

 En un año tan difícil, con una acotada posibilidad de participar presencialmente en Berlín (las presentaciones y duración de las visitas se han visto radicalmente disminuidas) las obras audiovisuales argentinas dicen presente con una variedad y solidez que llaman a la ilusión.