Una de las mejores comedias americanas recientes

El lado luminoso de la vida es una película que permitió ver varias cosas. Especialmente, el talento de Jennifer Lawrence -hoy un poco de capa caída, pero le tenemos absoluta fe. La película de David O. Russell sobre una pareja de perturbados (la Lawrence y un extraordinario Bradley Cooper) que ha vivido momentos tristísimos pero son unidos por familia, amigos y un extraño concurso de danza. El filme podría ser una “enseñanza de vida”, pero es de las comedias más inteligentes -y por momentos, cómicas- que ha dado el cine estadounidense en los últimos diez años. El final, con apuesta y baile, es una joyita de humor suburbano. Sábado, 22, AMC.

Django sin cadenas

Después de vengarse de los nazis en Bastardos sin Gloria, Quentin Tarantino creó esta fantasía anti racista que tiene todo lo que uno espera de sus películas (diálogos filosos, cuentos extraños, violencia, humor sardónico) y le añade una vuelta de tuerca sobre lo que implica la “conciencia social” de las películas de este tipo. La pura aventura le gana a la denuncia (esto no es, por suerte, 12 años de esclavitud, sino su respuesta) y además tiene a un Leonardo DiCaprio con ganas de divertirse y divertir a la platea. Quizás no tan redonda como otras de sus películas, pero igualmente divertida e inteligente. Viernes a las 22 por FXM.

Miss Simpatía

Sandra Bullock es una gigantesca comediante. Esta película de Daniel Petrie podría haber pasado sin pena ni gloria, pero con el tiempo y cada revisión va sumando puntos: es un cine que ya no se hace. Ella es una desaliñada agente del FBI que se hace pasar por reina de belleza para desentrañar una amenaza al concurso Miss América. Sus momentos sola o con Michael Caine -o con Candice Bergen, otra genia- rozan la genialidad. Probablemente sea, con Gravedad, lo mejor de una carrera más que notable. Véala con sonrisa permanente. Va el jueves a las 22 por MaxUp.

Aventureros del Pacífico

En realidad acá se estrenó como La taberna del irlandés, y es una comedia protagonizada por John Wayne, Lee Marvin y Maureen O’Hara. Es decir, una película de John Ford, al que conocemos por sus westerns (en el período sonoro fueron muy pocos, de hecho: una docena de sesenta películas) y que siempre dijo que lo que más le gustaba era hacer reír a la gente. Acá hay dos ex soldados retirados en una isla del Pacífico, con un bar donde la pasan bien y tranquilos hasta que llega una mujer. El cine como un lugar de puro placer, con cuatro gigantes jugando. Mañana a las 22 por Fox Classics.