Más cerca del western clásico que del superhéroe

Logan es probablemente la mejor película sobre Wolverine, el personaje que creó para la pantalla Hugh Jackman. Lo es porque, en su primera mitad, más allá de la violencia seca y el montaje preciso, asume la tristeza del paso del tiempo y de la pérdida. En su segunda mitad, la película de James Mangold (autor de la extraordinaria Contra lo imposible) se vuelve más convencional, pero es la precisión del actor, su mirada melancólica, su emoción contenida la que sostiene un relato que vira hacia el western tradicional (al que cita casi todo el metraje). Se puede hacer buen cine con la fantasía, aquí hay una prueba. Sábado a las 22 por FXM.

Bagdad Café

El filme del bávaro Percy Adlon lo transformó en un realizador mundialmente conocido. No es para menos: la fábula de una pobre mujer alemana varada en pleno desierto de Arizona y que sale adelante gracias a la amistad femenina (dos grandes trabajos de Marianne Sagebrecht y C.Ch. Pounder), más una galería de personajes bellísimos (el pintor interpretado por Jack Palance a la cabeza) hacen de esta película un cuento universal. Estuvo muy de moda a fines de los ochenta y se lo merecía, así como su tema principal, “Calling You”, que no faltó de ninguna FM. Para descubrir o redescubrir. Viernes, 21,25, Eurochannel.

El último gran héroe

Aunque parece una parodia de las películas de acción rocambolesca y violenta de los 80, este filme de John McTiernan donde un pibe se “mete” mágicamente en una película “de Schwarzenegger” es una reflexión mucho más inteligente que el acopio de chistes (que los hay, claro, y muchos). Su primera mitad establece reglas de juego divertidas, pero también la pregunta fundamental: quién es uno. La segunda reflexiona con crudeza sobre el mal del universo “real” y el mal de la ficción. Hoy mucha gente que confunde realidad y fantasía debería verla. Gran filme sin suerte. Jueves, 21,35, Universal.

El infiltrado del KKKlan

Parece una sátira -en todo caso, una sátira no siempre cómica, por cierto- pero está basada en un caso real: un detective negro que logra infiltrarse en el Ku-Klux-Klan. Con toda la furia y la pericia a veces al filo de la navaja de Spike Lee, pero también con inteligencia, decide contar el racismo desde su costado más grotesco, aunque no por eso elude los momentos dramáticos e incluso trágicos. Lo mejor, por encima de su tema y de su contexto, es la convicción de que al monstruo se lo vence, sobre todo, con humor e ironía. Mañana a las 22 por Max.