En algunas ocasiones, la Palma de Oro en Cannes fue compartida. Una de ellas fue cuando, en 1997, El sabor de la cereza, de Abbas Kiarostami, partió el honor con La anguila, de Shoei Imamura. Que es de lo mejor del maestro japonés. La historia de un tipo que sale de la cárcel y empieza a trabajar en una peluquería de barrio, de la mano de Imamura, pasa del drama a la ironía, de lo trágico a lo romántico, y de lo violento a lo decididamente cómico.

En todo el filme campea un aire similar al de las comedias de John Ford, que seguramente sirvió de inspiración al Imamura. Durante todo el transcurso de la película, vamos comprendiendo poco a poco la personalidad del protagonista con muy pocas palabras. Gestos, tonos, algún movimiento, nos va revelando no solo su tragedia sino también el camino a su redención. Los "villanos" son tratados por el director con la misma humanidad. Una genialidad. En Qubit.TV.

Más notas de

Leonardo Desposito

El deslumbrante debut como director de Ben Affleck

El deslumbrante debut como director de Ben Affleck

Netflix se lanza a producir El Eternauta con talento argentino y para audiencias globales

El Eternauta, clásico absoluto del cómic argentino, será serie para Netflix

Cuando el porno también fue gran cine

Cuando el porno también fue gran cine

Confirman que Netflix hará una serie de El Eternauta con producción argentina

Cómo será la serie de Netflix sobre El Eternauta

Las televisoras de EE.UU. encargan menos ficciones para 2020

Walker Texas Ranger tendrá nueva versión

Loops ajenos y creación propia: la música pop en la era de la colaboración múltiple y digital

Justin Bieber, un pionero en el uso de las plataformas para componer hits

Sonic dio la sorpresa y bajó a El robo del siglo en la taquilla nacional

Sonic, una sorpresa para el primer puesto de la taquilla

Netflix "abre" su plataforma para captar suscriptores

A todos los chicos... un éxito para adolescentes

Para que todos conozcan el mejor cine de Corea del Sur

Burning, melodrama de Lee Chang Dong

La prueba de que la secuela puede superar al original

La prueba de que la secuela puede superar al original