Cuando este año se estrenó Érase una vez en Hollywood (lejos de lo mejor del año), recordamos con cariño a Sharon Tate. Dejemos de lado su final trágico: hay pocas películas con ella, y solo una donde se la puede considerar protagonista, al lado de su marido y director, Roman Polanski. Esa película es La danza de los vampiros, quizás la primera combinación exitosa de terror y humor, cóctel especialmente fuerte en los años 80. Aquí se trata de dos cazadores de vampiros que van en busca de un malvado conde y su corte, sometidos a dos clases de problemas: las propias características de estos no-muertos y su propia torpeza. Hay muchísimo humor y algunas invenciones visuales notables (la huída del baile, por ejemplo). Y Sharon Tate demuestra que sabía cómo ser extremadamente sexy y simpática hasta la risa, una combinación escasísima en el cine. Los títulos animados son una película aparte. En Qubit.TV

Más notas de

Leonardo Desposito

De Velázquez a Libertad Lamarque para disfrutar el fin de semana

De Velázquez a Libertad Lamarque para disfrutar el fin de semana

Grandes fracasos (inmerecidos) del cine

Grandes fracasos (inmerecidos) del cine

NBC, a la caza del mundo on demand

The Office - 2005

El sexo virtual de José María Muscari

Halle Berry renuncia a un rol por críticas de la comunidad transgénero

Halle Berry, polémica por un rol transgénero

Adiós a Ennio Morricone, maestro de la música para el cine

Adiós a Ennio Morricone, maestro de la música para el cine

Hollywood ya prepara su primer filme sobre la pandemia

Hollywood ya prepara su primer filme sobre la pandemia

Lo mejor del cine, del teatro y de la música en casa

Lo mejor del cine, del teatro y de la música en casa

Parodias en el cine para reírse del cine

Parodias en el cine para reírse del cine

Dos películas para ver en casa

Dos películas para ver en casa