Probablemente no haya una película "de llorar" contemporánea más efectiva que Los puentes de Madison. Basada en una novela horrible y producida por Steven Spielberg, hacía falta la mano de Clint Eastwood para que el filme no fuera la mediocre historia de amor con sacarina que el texto original obliga a filmar. Para nada: la historia de una italiana que cría, tras la Segunda Guerra Mundial, una familia en EE.UU. (monumental Meryl Streep en, de lejos, su mejor actuación) y de un fotógrafo de National Geographic que pasa de casualidad por su casa un par de días (Eastwood, como corresponde a su partenaire, en estado de gracia) carece de golpes bajos, apela a la emoción adulta y a cierto humor ("¡Al final mamá era Anaïs Nin!"), y retrata con una precisión absoluta la fugacidad del tiempo y el valor del recuerdo. También, como en todo Eastwood, cómo cuesta hacer lo que se debe contra lo que se desea. Filme casi imprescindible. En Qubit.TV.

Más notas de

Leonardo Desposito

Las delicadas y complejas relaciones entre el cine y el teatro

Opening Night, lo falso y lo verdadero en el escenario

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Arranca un Festival Sundance signado por la cautela de los distribuidores de cine en salas

The Farewell, una película bien vendida en Sundance pero no un gran negocio

Warner Music y Spotify zanjan diferencias sobre India

Daniel Ek, CEO de Spotify, logra el último gran acuerdo para la firma

El Robo del Siglo impulsó la taquilla con números récord para enero

El robo del siglo se llevó el mayor botín de la taquilla

Disney elimina la marca "Fox" para producción audiovisual

Los Simpson, una de las marcas "grandes"

Así nacen los cineastas o un puñado de óperas primas notables

Following, extraordinario debut de Christopher Nolan

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

El público estadounidense tuvo un gasto récord en entretenimiento hogareño durante 2019

El living, cada vez más sustituto de las salas de cine