Cuando se estrenó Los imperdonables, se habló de un western "revisionista", solo porque Clint Eastwood mostraba cómo un hecho trivial se convertía en mitología. La grandeza de esa película, el único western real que se llevó un Oscar (paradójico: el western es el cine americano por antonomasia), consiste justamente en la radiografía del mito, y en algo más que es el núcleo del cine de Eastwood: la necesidad de comportarse de acuerdo a una ética de acero siempre, de hacer lo correcto aunque eso implique convertirse en un personaje de ficción, como el Munny que interpreta el propio director. Los imperdonables es de esas películas que vemos convertirse en clásicos y superar la prueba del tiempo, algo que cada vez nos resulta más extraño en el cine contemporáneo. De paso, el elenco (Freeman, Hackman, Richard Harris) es de lo mejor que pudo dar Hollywood nunca. Obra maestra. Disponible en Qubit.TV.

Más notas de

Leonardo Desposito

Las delicadas y complejas relaciones entre el cine y el teatro

Opening Night, lo falso y lo verdadero en el escenario

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Arranca un Festival Sundance signado por la cautela de los distribuidores de cine en salas

The Farewell, una película bien vendida en Sundance pero no un gran negocio

Warner Music y Spotify zanjan diferencias sobre India

Daniel Ek, CEO de Spotify, logra el último gran acuerdo para la firma

El Robo del Siglo impulsó la taquilla con números récord para enero

El robo del siglo se llevó el mayor botín de la taquilla

Disney elimina la marca "Fox" para producción audiovisual

Los Simpson, una de las marcas "grandes"

Así nacen los cineastas o un puñado de óperas primas notables

Following, extraordinario debut de Christopher Nolan

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

El público estadounidense tuvo un gasto récord en entretenimiento hogareño durante 2019

El living, cada vez más sustituto de las salas de cine