La CIA no es la protagonista esta vez, ni ninguno de los servicios de inteligencia más conocidos. La trama de esta serie se centra en retratar una unidad antiterrorista de la policía española. Nos sumerge así en un territorio europeo que también padeció y lloró a muchas víctimas de ataques. Esta ambientación da un aire fresco a un género transitado. Potencia la curiosidad por esta tira que, filmada entre Madrid, Melilla, Tánger, Galicia, Perpignan, Girona, Toulouse y Nigeria, alcanza la épica de la superproducción.  

La Unidad, que estará disponible en HBO y HBO GO a partir del 3 de agosto a las 22hs, está basada en los testimonios inéditos de altos profesionales de esa actividad. Para contextualizar, una nota aclara al comienzo de la serie que, tras el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, España se convirtió en el país donde se llevan a cabo el mayor número de operaciones antiterroristas. La ficción se inspiró en el equipo de investigadores que llevan adelante esa tarea y va saltando de país en país y de idioma en idioma, con mucha presencia del francés. 

Los miembros de la brigada forman el abanico de personajes de la historia que está centrada en el personaje de Carla (Nathalie Poza), la jefa de la unidad. Cuando una de las operaciones policiales termina con el inesperado arresto de Al Salah Garheeb, el líder yihadista más buscado del mundo, la situación cambia en pocas horas. Como resultado de su captura, España se convertirá en el blanco de las amenazas realizadas por los seguidores de Al Salah, tanto del propio hijo del líder religioso como de miles de sus simpatizantes que están dispuestos a sacrificar sus vidas para vengar su arresto y su caída. El equipo coordinado por Marcos (interpretado por el argentino Michel Noher), ex pareja de Carla, va a intentar desactivar los ataques y descubrir qué hacía el líder de ISIS en el país. 

Junto a la acción, que es intensa, bien construida (más allá de algunas aspectos donde el verosimil se debilita) y con mucho despliegue visual, la serie intercala además pasajes sobre los desafíos de la vida privada de los personajes centrales y secundarios, además de adentrarse en los callejones de la burocracia política. En el elenco vemos algunas caras conocidas como Fele Martínez (Abre los ojos) y el mismísimo Francesc Orella (Merlí). 

Con una factoria que sigue el estilo y la calidad de las producciones internacionales del género, pero con sello propio y personajes un poco más humanos y ambivalentes que los habituales, La Unidad envuelve al espectador en su trama y lo atrapa hasta el final. 

Más notas de

Paula Boente

Oíd lectores: llega la Feria de Editores en modo virtual

Oíd lectores: llega la Feria de Editores en modo virtual

Cuarentena: crecieron más del 70% las sensaciones de angustia y depresión en adolescentes

Cuarentena: crecieron más del 70% las sensaciones de angustia y depresión en adolescentes

Room 104: última temporada de la impredecible serie de los hermanos Duplass

Room 104: última temporada de la impredecible serie de los hermanos Duplass

La unidad: agentes españoles contra el terrorismo

La unidad: agentes españoles contra el terrorismo

La costumbre de brunchear se muda a casa

La costumbre de brunchear se muda a casa

Perfil del gamer argentino: actividad ganadora en pandemia

Perfil del gamer argentino: actividad ganadora en pandemia

En pandemia, las marcas cuidan su imagen de empleadores

En pandemia, las marcas cuidan su imagen de empleadores

Vacaciones: guía para padres encuarentenados

Vacaciones: guía para padres encuarentenados

Dark stores: un modelo de ventas que se afianza con la pandemia

Dark stores: un modelo de ventas que se afianza con la pandemia

Modelo para armar una buena marca

Modelo para armar una buena marca