Por suerte, cada tanto, las pantallas argentinas ofrecen algo de aire fresco en la forma de una película con la que podemos convivir, que no nos prepotea ni nos exige pleitesía. Por ejemplo, esta De repente el Paraíso, del gran cineasta Elia Suleiman, que casi sin palabras describe la experiencia de ser palestino en alguna parte, en todas partes. La película, con mucho humor y mucha ternura al mismo tiempo, es ácida e irónica. Es, de algún modo, la crónica de una molestia, de estar y no estar en alguna parte al mismo tiempo (ese “paraíso” es muchas más cosas, también suele ser algo inalcanzable, más allá de su mito). Suleiman es autor, director, actor. Es, como Avi Mograbi o Nanni Moretti, alguien que sabe que el cine lo hacen los testigos.

Título original: It must be heaven, Palestina, 2019
Duración: 101’
Dirección: Elia Suleiman
Intérpretes: Elia Suleiman, Gael García Bernal, Ali Suleiman
Calificación: Apta para mayores de 13 años