Pixar fue una revolución en el cine cuando, en 1995, se estrenó Toy Story, el primer largo de animación completamente realizado con y en computadoras. Lo interesante es que no se trató solo de un cambio tecnológico sino que la firma -entonces independiente y solo atada a Disney por un contrato de distribución- creó una poética propia: cómo lo que no vemos esconde lo extraordinario, y cómo el universo de la fantasía y de la magia interviene en el nuestro. Casi todos los filmes de la firma (seguro los mejores) pueden verse desde ese lugar.

Pasaron 27 años y, con el estreno de Lightyear, 26 películas. A tal punto es grande y amplia su producción que, en la cuarta parte del tiempo hizo la mitad de los largos que realizó Disney. Pero también, con el tiempo, vimos que no todo es excelente (Cars 2, amigos... existe Cars 2). Desde un punto de vista extremadamente personal, vamos a listar las diez mejores. Ustedes pueden discutir y agregar: todas están disponibles en Disney+.

Unidos fue la última producción estrenada en cines en la pre pandemia (ahí nomás, y por eso no tuvo tanto éxito de público). Es casi un manual de instrucciones: en un mundo de elfos, magos y duendes donde la magia fue sustituida por la tecnología, dos hermanos adolescentes buscan un conjuro para pasar un día con su padre fallecido. Más allá de la comicidad y del análisis de las relaciones familiares, la conversión de lo cotidiano en magia es de una fuerza enorme y Unidos es de lo más original que dio la firma.

Up es un cuento sobre el sentido de la aventura. Qué es ir "a otro lado" y qué es, en el fondo, la libertad, esa a la que el protagonista enfrenta ante su viudez. Por un lado, es sobre la concreción de los sueños y anhelos: por el otro, sobre el paso del tiempo. La identificación entre vejez e infancia es quizás uno de los puntos altos de una película que arranca con un golpe emotivo gigante y lo sostiene hasta el final a pura aventura.

Wall-E es quizás la película más sofisticada técnica y temáticamente. Primero, por su hiperrealismo en la primera parte, la historia de ese robotito basurero que crea una conciencia propia. Y luego, porque tiene la audacia de convertir al "humano real" en un personaje caricaturesco por sus propias taras. El cuidado por los detalles es asombroso, sobre todo en la puesta de cámaras. Y no carece de poesía.

Los Increíbles puede considerarse la mejor película de superhéroes jamás hecha, y la mejor parodia del género jamás hecha. La historia de la familia que tiene que ocultar que son supertipos hasta que una amenaza los obliga a salir a la luz tiene como premisa "Los Simpson con poderes" y no es para menos: la creó Brad Bird (iba a ser animación tradicional para Warner, pero no la quiso...), el hombre que hizo de la familia amarilla un suceso universal. Y logró combinar por primera vez personajes humanos con la "poética de los dos mundos".

Mosters Inc. no solo es perfecta en eso de la disonancia entre el mundo de la fantasía y el real, casi un manual de estilo de la firma, sino además una de las mayores defensas de la comedia que el cine ha realizado en su historia. Breve, sin ningún elemento de más, con gran trabajo de voces de Billy Crystal y John Goodman, no ha perdido, a pesar de que su animación es "menos buena" que lo que siguió, nada de su fuerza.

Buscando a Nemo fue muy audaz: comienza con una tragedia enorme y, desde allí, traza dos cuentos paralelo. Uno, el del padre que debe dejar crecer a su hijo y que lo busca hasta el final; otro, el del niño que descubre el mundo, sus fallas y también sus goces. Es, a su manera y también, una película política.

Toy Story 2 es mejor que Toy Story (que es muy buena, aclaremos) porque no solo plantea la dicotomía sobre el uso del juguete (¿objeto de cuidado, objeto de uso?) sino que, a través de esa idea, plantea de un modo mucho más metafórico, gracioso y claro, la pregunta por el "para qué" de la existencia en el tiempo. En eso supera a las "teóricas" Intensamente y Soul (por mucho). Y es mucho más graciosa.

Por supuesto, la obra maestra de la saga es Toy Story 3, que además de todo lo que había antes, se pregunta por la finitud, por la muerte, por lo que implica -para padres, hijos y juguetes- crecer. Obra maestra de sutilezas, con algunas de las secuencias más emotivas de los últimos años, tiene en el plano final de Andy toda la melancolía del mejor western.

Coco se anima al más radical de los cuentos "sobre dos lados": el de la vida y el de la muerte. No es exotismo mexicano, sino que el Día de Muertos le da un contexto perfecto a un cuento que, además, apunta al tema central de todo arte: cómo llevar adelante una vocación apasionada y una vida cotidiana al mismo tiempo. Ni un fotograma de más.

Y la obra maestra es Ratatouille, otra vez de Brad Bird. Sobre la vocación (la rata que quiere ser chef), sobre el amor que surge inesperado, sobre la vieja dicotomía entre arte e industria (nunca se trató con mayor sutileza y gracia), sobre la memoria y la emoción y, en ese texto hermoso y final, leído con gracia por Peter O´Toole, sobre la relación conflictiva y complementaria entre el arte y la crítica. Una película irrepetible.

Más notas de

Leonardo Desposito

Cuatro grandes películas argentinas en Prime Video

La Mary, un enorme melodrama

Los Minions resuelven la tensión entre China y los Estados Unidos

Minions, embajadores en China

Comedias contra la corrección política para gozar en Star+

El rey de la comedia, una sátira salvaje de Martin Scorsese

Warner decidió no estrenar Batichica, una película ya terminada

Batichica: el personaje se queda sin película

Lightyear en Disney+ o el dilema de Pixar en las salas de cine

LIghtyear busca el éxito en Disney+

Cuatro documentales de música geniales para disfrutar en MUBI

9 Muses of Star Empire, el otro lado del K-Pop

Aventuras clásicas para ver en familia en Qubit.TV

Jason y los Argonautas

Thor: Amor y Trueno tampoco se estrenará en China

Thor-Amor y Trueno, también prohibida en China

Joyas que esquivaron la pantalla grande para disfrutar en HBO Max

El GIgante de Hierro, joya animada

Por qué Netflix cobrará en la Argentina por compartir sus cuentas

Netflix cobrará por hogar extra