La obsesión por la juventud, las estrellas y el cartoon

Con el tiempo, queda claro que La muerte le sienta bien, de Robert Zemeckis, es una obra maestra de una gran originalidad. Historia de la pelea de dos mujeres por un hombre y por ser siempre jóvenes, apela al más descarado humor negro, a tres estrellas en su mejor momento (Goldie Hawn, Bruce Willis y una genial Meryl Streep que comete la hazaña de cantar y bailar mal a propósito) y, en su momento culminante, a un disparatado homenaje al mejor cartoon clásico sin que nada de esto quede descolgado o sea un puro capricho. La comedia negra nos demuestra que estamos vivos, de paso. El sábado, a las 22, por FXM.

El conjuro

Este filme de terror de James Wan excede su género por varias razones. Primero, por basarse en personajes reales y, aún así, respetar el género. Luego, porque los recursos “para asustar” no priman por encima de la construcción de personajes creíbles y humanos que despiertan emociones -lo que multiplica el miedo, además. Y porque, más allá de ser un cuento de fantasmas y posesiones, sin subrayar logra brindar una mirada sobre la realidad social de las clases medias bajas de los Estados Unidos. Y sin traicionar jamás las reglas del género: causar miedo y tenernos al filo de la butaca. Viernes, a las 22, por Warner.

X-Men: días del futuro pasado

Esta película es especial dentro de la saga X-Men porque están todos, absolutamente todos los personajes de las dos “épocas” en que se desarrolló la ficción. Pero eso sólo, el “álbum de figuritas” completo, no alcanza más que para el fan: lo que transforma este filme en algo recomendable es que es una gran aventura que no elude nunca entrar en los motivos de cada uno de sus personajes, y son muchos. Casi una novela, con actores que le otorgan humanidad a sus criaturas, está en lo más alto de la serie y del género superheroico en general. El jueves, a las 22, por Fox.

Alma de héroes

Ese año, el Oscar tuvo cinco grandes películas en la pelea, y aunque ganó El Señor de los Anillos: El retorno del rey, todas merecían el premio mayor. Por ejemplo este filme de Gary Ross (Amor a colores), la historia del caballo Seabiscuit y de cómo, en plena Depresión, resultó una luz de esperanza. Al mismo tiempo son tres historias: la del jinete, la del promotor, la del entrenador, con trabajos impresionantes de Tobey Maguire, Jeff Bridges y Chris Cooper. Emoción purísima y un amplio tapiz histórico a través de una aventura deportiva. Va mañana, a las 22, por Cinemax.