La cuarentena sigue, nosotros seguimos en casa. Muchos la pasan viendo series completas, lo que no está mal y mucho menos en estos tiempos donde el desarrollo de las plataformas on line ha permitido que se desarrollaran nuevas formas de narración más densas, con el espesor de una novela, donde el espectador puede permanecer cuanto quiera (o soporte) del mismo modo en que lee un libro. Pero tambien el cine permite la visión novelística, para decirlo de alguna manera. Hablamos de series y sagas, que están disponibles en muchas plataformas para recorrer completas. Y resulta interesante además ver cómo esas estructuras y modos de contar una historia más grande que una película influyeron -o fueron influidas- por su pariente televisivo.

El Padrino II

Aquí al ladito les contamos que Prime Video subió todo Star Wars. Star Wars es un ejemplo de cómo una "serie" se convirtió en "saga". Separemos: la recurrencia de personajes por sí sola no hace una "saga". Indiana Jones (disponible en Netflix y en Qubit.TV) es una serie donde poco de un episodio influye en el siguiente. En el caso de Star Wars, la idea original de George Lucas era homenajear -y reírse amablemente también- los seriales de aventuras de los años cuarenta, esas peliculitas de veinte minutos que se continuaban semana tras semana con las aventuras de Flash Gordon o los primeros Superman y Batman, el modelo para lo que luego serían las series televisivas a partir de los cincuenta. Lucas no tenía pensada una "gran historia", sí que Darth Vader (¡Spoiler!) fuera el padre del héroe. Pero lo dejó afuera. Cuando la película de 1977 resultó el mayor éxito de la historia y le pidieron que hiciera más películas, apareció la saga: los personajes no solo continuaban, sino también la historia, con un contexto, un pasad y un futuro, todo interrelacionado. 

El Señor de los Anillos

Saga es, sin dudas, El Señor de los Anillos. La novela original terminó dividida en tres tomos porque era demasiado enorme, y porque J.R.R. Tolkien, el autor, era un obsesivo que corregía constantemente sus originales antes de dar a imprenta. Así que, una vez establecido el plan original, se fue publicando a medida que estaba a punto cada libro, pero es una novela completa del prólogo a los apéndices, no una serie. De allí que la audaz movida (para fines del siglo pasado era un riesgo monumental) de filmarla toda de una vez e ir postproduciendo en entregas anuales resultó lo más adecuado para que la versión de Peter Jackson tuviera coherencia y cohesión interna de film a film. Las tres películas se encuentran en Prime Video, Qubit y Netflix.

Un caso raro es el de El Padrino. Es una saga pero un poco involuntaria. La primera película abarcaba la novela de Mario Puzo; la segunda, procedía de la idea de Coppola de rodar la historia en paralelo de un padre y un hijo, y de la exigencia de la Paramount de que, dado el éxito de la primera, hiciera una secuela. La segunda es la mejor de las tres, cosa rara si se tiene en cuenta de que todas son obras maestras. La tercera tiene otra historia: más de una década de rechazo constante de Coppola a seguir con la historia, hasta que le dijeron "la tercera se hace igual, estés o no estés". Y ahí fue. Lo que hizo el realizador fue devolver la serie al origen en Sicilia, y transformar lo que era una historia más bien "americana" (es cómo los inmigrantes italianos se cuidaron frente a los abusos del sistema estadounidense y cómo eso derivó en la corrupción de uno y otro lado) se volvió completamente universal. El cierre del círculo es perfecto, porque en realidad El Padrino, vista completa, es lo más parecido a una tragedia shakespereana. Está en Netflix y en Prime Video.

En cambio, sí es una saga la vida de Antoine Doinel. Si no lo conocen, es el niño de 12 años de Los 400 golpes, que a lo largo de cuatro largometrajes y un corto (Los 400..., Antoine y Colette -corto-, Besos robados, Domicilio Conyugal y El amor en fuga) con el que François Truffaut fue narrando una especie de autobiografía camuflada. Aunque cada película es diferente de la otra, y más allá de la presencia constante de Jean-Pierre Léaud como Antoine, es evidente que se trata de la misma vida siempre. Lo mismo sucede con La trilogía de Apu, el protagonista de Pather Panchali, Aparajito y El mundo de Apu, de Satyajit Ray, que narra también la vida de un joven en la India, con las herramientas del mejor neorrealismo (algo raro en ese país; de paso, en esas películas aprendió a filmar el neoyorquino James Ivory, asistente de Ray), y mostró un paisaje social coherente en el tiempo. Ambas sagas están disponibles en Qubit.TV.

En HBO Go y en Netflix se pueden ver las películas creadas por Christopher Nolan para Batman. En realidad, aquí estamos entre la serie y la saga, que cobra forma realmente en el segundo episodio (a juicio de quien escribe, la mejor, El caballero de la noche). Pero hay elementos que van tejiendo toda la historia, sus recurrencias y, soobre todo -probablemente lo que más describe a una saga- el crecimiento constante del protagonista, sus cambios, sus goces y sus muchas tristezas. Es muy probable que Christian Bale sea el mejor Batman que dio el cine, y el elenco en general (sobre todo los secundarios interpretados por Gary Oldman, Michael Caine y Morgan Freeman) le otorgan al conjunto una coherencia muy similar, también, a la novela. 

Y para terminar, la serie de películas más monumental de los últimos tiempos: las 23 (veintitrés) películas del Marvel Cinematic Universe. Muchas están en Amazon Prime Video; otras, en HBO Go y otras, aún, en FoxPlay y Netflix. Las películas se relacionan entre sí más o menos libremente, por alguna recurrencia, hasta el final doble Avengers: Infinity War y Avengers: Endgame. Pero realmente solo las de los Avengers conforman una saga real. Pero el proyecto es monumental. Vale la pena revisarlo.

Más notas de

Leonardo Desposito

Telefe ganó mayo con la mayor diferencia sobre El 13 desde 2014

Telefe ganó mayo con la mayor diferencia sobre El 13 desde 2014

China cierra definitivamente el 40% de sus cines

Cines en China antes de la pandemia

Un muy buen ejemplo del "realismo socialista"

Un muy buen ejemplo del "realismo socialista"

La Segunda Guerra Mundial hecha cine

La Segunda Guerra Mundial hecha cine

Cine clásico, teatro on line y los Stones en casa para el fin de semana

El mejor espectáculo para disfrutar en casa

Cine: dos novedades en streaming

La tierra de los hábitos constantes

Avatar II vuelve a producción tras pausa por la pandemia

Avatar II

Jesús Franco, cineasta entre el oro y el barro

Jesús Franco, cineasta entre el barro y el oro

We Are One: El "festival de festivales" de cine, gratis y on line

Ricky Powell, the individualist

Confirman realización del Festival de Venecia

Confirman realización del Festival de Venecia