Alejandro Bercovich es conocido como periodista económico, a veces polémico, siempre interesado en la efectividad sobre cómo llegan los conceptos al público, sobre todo el no especializado. Ese es el fin de Fondo - Otra vez la misma receta, documental que realizó sobre el regreso del FMI a la Argentina -y a su política, claro.

—¿Cómo surgió la idea de hacer un documental sobre las recetas del FMI?
—La idea fue surgiendo a medida que fui cubriendo el regreso del Fondo a la Argentina. En realidad la película apareció después de la repercusión que generó la cobertura en Grecia. Ahí estuvimos más de una semana haciendo notas para un informe para C5N, básicamente sobre lo que era la primera experiencia de un plan del FMI en un país después del primer papelón global del Fondo que fue la crisis asiática de 1997 más el crack de la Argentina en 2001-2002 que no terminó nunca de autocriticar de manera definitiva aunque sí hubo alguna evaluación. Como el ajuste en Grecia tuvo consecuencias similares a las que tuvo y en la Argentina, vimos que se podía profundizar el tema en un formato cinematográfico.

—¿Qué te lleva a utilizar el documental cinematográfico?
—La película permite desplegar una serie de recursos que en televisión no y además darle una calidad de imagen superior. Me gusta pensar que conserva la inmediatez de la crónica televisiva, procura conservar el rigor de la gráfica -y no digo con eso equidistancia o neutralidad, sino rigor formal- y a eso le agrega la búsqueda estética del cine: viendo documentales nos dimos cuenta de que hay una serie de recursos que se pueden usar y que sirven para agregar y completar el mensaje. Sacar una película así en este momento del país y de América Latina es que le da otra potencia al discurso. Tiene un aura todavía el cine, a pesar de cómo cambiaron los consumos audiovisuales y los formatos, que el informe televisivo no tiene.

—¿En qué películas o directores pensaste cuando hacías la película?
—Obviamente estuvo presente y flotando en el aire la impronta de Michael Moore, y también en mí, cuando pensaba con Vanolli, con Rudy y Luis, cuando les pedía cambios o les comentaba algunas cosas tenía en cuenta el cine político de los setenta, especialmente Raymundo Gleyzer, que era un cine político que peresguía fines parecidos a los que persigo yo. Y por supuesto fueron lo documentales recientes sobre esta temática en la Argentina como Memoria del saqueo de Solanas o incluso Deuda, de Jorge Lanata, que -vaya paradoja- fue el disparador de mi viaje a Grecia, porque lo que me llevó a viajar fue la indignación que me produjo la única entrevista que Christine Lagarde le dio a un medio argentino, que fue a él, cuando el Fondo necesitaba lavarse la cara porque Macri había decidio volver a sus redes, y lo que decía Lagarde en esa entrevista es que el fondo había cambiado, que era distinto, que se preocupaba por los pobres, por la igualdad de género, etcétera. Vale también entonces como una discusión en términos generacionales de lo que representaba en ese momento y lo que representa ahora.

El filme se presenta en circuito no tradicional: para conocer dónde y cuándo verla, la información completa está en www.fondo.com.ar

Más notas de

Leonardo Desposito

Festival de cine de Mar del Plata, contra viento y marea

Festival de cine de Mar del Plata, contra viento y marea

El Cocodrilo: cuando el terror comparte la amabilidad de la comedia

El Cocodrilo: cuando el terror comparte la amabilidad de la comedia

Había una vez en Hollywood: el mundo del cine según Tarantino

Había una vez en Hollywood: el mundo del cine según Tarantino

Duro de matar: una obra maestra del cine de acción y aventuras

Duro de matar: una obra maestra del cine de acción y aventuras

Misón: Imposible-Protocolo fantasma; la maestría de Brad Bird

Misón: Imposible-Protocolo fantasma; la maestría de Brad Bird

El Festival de Mar del Plata logró buenos números en su edición virtual

El Festival de Mar del Plata logró buenos números en su edición virtual

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana

El Museo Dalí de Figueres: ver arte dentro de una obra de arte

El Museo Dalí de Figueres: ver arte dentro de una obra de arte

Seguimos latiendo: el tango siempre está vivo

Seguimos latiendo: el tango siempre está vivo

El regreso del disco de oro del Voyager I: más allá y más acá del teatro

El regreso del disco de oro del Voyager I: más allá y más acá del teatro