Parece que el cine de fantasía y locura, de monstruos y seres más grandes que la vida, está a la orden del día. Sin embargo, los monstruos y la épica han existido en el cine desde su aparición. Y en realidad, la ciencia ficción tuvo su primer gran auge en los años cincuenta, con producciones de bajo (a veces, casi nulo) presupuesto. Y el cine de horror más desaforado, poco después o simultáneamente. En los EE.UU., esa producción clase B o Z tenía su hogar en cines baratos y autocines. Y aunque parezca increíble, la generación más importante desde los cincuenta, la del Neo-Hollywood de los años setenta, se nutrió absolutamente de esas películas. Sin monstruos gigantes, zombies radiactivos, brujas eróticas y cerebros con tentáculos, señores como Francis Ford Coppola, Steven Spielberg, George Lucas, James Cameron o Joe Dante no habrían encontrado una vocación.

Gracias a los dioses del cine, existe Archive.org (www.archive.org) un reservorio que muchas veces hemos recomendado en esta página libre en medio de la realidad económica. Allí hay (literalmente) millones de cosas: mapas, libros, videojuegos antigos, música, programas de televisión y, claro, películas. Si entra al icono de "películas" (es un pedacito de film), hay muchas colecciones. Allí debe hacer clic en Feature Films y, una vez allí, en Sci-Fi / Horror. Aparece un verdadero Aleph cinematográfico con algunas de las Peores Películas Jamás Filmadas, aunque también hay (más de una) obra maestra.

Por ejemplo, está La noche de los muertos vivos, de George A. Romero, ni más ni menos una obra antiracista e irónica disfrazada como la primera gran película de zombies. Es de las 100 películas imprescindibles para cualquier cinéfilo, por cierto. Y es una obra maestra. También puede acceder a la opera prima de Francis Ford Coppola, Dementia 13, una saga familiar (qué raro Coppola...) alrededor de una herencia con desnudos y asesinatos a mansalva. Y en el plan "esto lo tiene que ver porque es excelente", una de las lecciones del maestro Dario Argento en el campo del asesinato colorido y el melodrama desmelenado: Profondo Rosso. Y varios Roger Corman (La tiendita del horror, por ejemplo) o William Castle (House of Haunted Hill).

Pero lo bueno, lo bueno bueno, es lo malo, incluso lo muy malo. No somos partidarios aquí de ver películas para reírse de ellas; si las recomendamos es porque en su ingenuidad y chapucería muchas veces tienen una confianza en el poder de las imágenes que le falta al (casi todo, no seamos optimistas) cine de hoy.

Vamos a ver por ejemplo The Naked Witch. Sí, hay una bruja y se desnuda. Tampoco demasiado. Esta película de 1961, realizada por Larry Buchanan, de quien pueden ver también otras dos películas: Zontag, The Thing of Venus o su obra maestra Mars Needs Women. Aquí hay una señorita con cara de mala que seduce a un hombre para poseer a su novia y asesinarla por puros celos. En 55 minutos, se narra un melodrama de celos con muy poco presupuesto. Pero tiene algunos momentos (el final, especialmente, sus tomas en descampados y cementerios) que tienen un poder documental notable. Puede complementarla con la increíble Planet of Amazon Women.

Por muchos años, incluso superando al clásico Plan 9 del espacio exterior, la obra más grande de Ed Wood, los críticos estadounidenses votaron como Peor Película De La Historia a Santa Claus Conquers The Martian, que efectivamente es malísima. Pretendido cuento de Navidad, carece de toda lógica salvo que uno la considere parte de un sueño (o una pesadilla). Pero tiene momentos de humor absurdo en el que se nota que los participantes lo están pasando mejor que nosotros y saben que lo que hacen es un desastre.

La que sigue es buena. Qué digo buena: buenísima. Es un cuento fantástico y épico soviético llamado Sword and the Dragon. En principio es un cuento folclórico ruso que narra combates entre eslavos e invasores. Las batallas son tremendas y, considerando que no hay para nada efectos digitales, no tienen nada que envidiarle a El Señor de los Anillos. El sistema soviético (y sus salarios) les permitían a los realizadores de películas de gran presupuesto generar mejores y más masivas escenas que en Hollywood. Pero además hay un dragón de tres cabezas que arroja balas de fuego que estallan de modo terrible. Hablada en inglés, es la copia que se estrenó en cines pequeños en los EE.UU. Pero vale la pena verla.

Y hablando de "buenas buenas", el súper mega clásico Carnival of Souls, una película que influyó en casi todo el cine de terror del subgénero "fantasmas" contemporáneo. Lo que comienza con un accidente continúa con una mujer aterrada por extrañas apariciones.  Y si bien la vuelta de tuerca final es -la culpa no es de la película, aclaremos- previsible, el clima que genera lo cotidiano interrumpido por lo imposible, el mundo gris y alucinado de la protagonista y el  constante malestar que genera el filme la han convertido en una auténtica obra maestra, de un director -Herk Harvey- que nunca hizo otra película. Continuará.

Más notas de

Leonardo Desposito

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara

Cuatro comedias negras para disfrutar en HBO Max

Este es el fin, cima de la comedia negra

Lo mejor y lo peor del cine fantástico, gratis en Archive.Org

Carnival of Souls, un filme de enorme influencia en el cine

Se extingue el espectador de TV: hábitos de los nuevos espectadores

Jugar y usar redes sociales: pasatiempos favoritos de los más jóvenes

Las reposiciones le ganan a los estrenos en los Estados Unidos

Spiderman vuelve a ganar una alicaída taquilla estadounidense

Cuatro rarezas disfrutables para descubrir en MUBI

Copia Certificada, prueba de la maestría de Abbas Kiarostami

Cuatro comedias felices para disfrutar en Netflix

Hudson Hawk, la comedia más rara del mundo