Desde su título, “Normal people” anticipa que ésta será una historia sin estridencias ni grandes golpes de efecto. Basada en una exitosísima novela de Sally Rooney, que a sus 28 años ya sabe lo que es ser bestseller, se estrenó hace algunas semanas en Europa y llegará este 16 de julio a Latinoamérica de la mano de Starzplay.

Calificada por la crítica como una obra “honesta” sobre el amor, “Normal People” sigue la tierna pero complicada relación de Marianne y Connell desde el final de sus días escolares en un pequeño pueblo en el oeste de Irlanda y hasta sus años de pregrado en el Trinity College, ya en Dublin.

Su vínculo es como el de cualquier adolescente que se asoma al amor y al sexo, con todo lo que eso conlleva. Las dudas, inseguridades, celos y toxicicidad de esos primeros sentimientos son retratados al detalle, en un ritmo a veces cansino, pero necesario para comprender del todo a los protagonistas.

En la escuela secundaria, Connell es popular, deportista, y proviene de un hogar monoparental de clase trabajadora. Marianne es rica, pero pobre para las relaciones: solitaria y soberbia, siempre se ubica al margen de todo y de todos.

La madre de Conell trabaja como empleada de limpieza en la mansión de la familia de Marianne, por lo que se establece entre ellos un diálogo fuera del aula, difícil al principio ya que la joven siempre está a la defensiva. Pero algo más fuerte comienza a crecer: primero curiosidad sexual, luego amor, la relación crece aunque en la clandestinidad: Conell teme perder el respeto de sus amigos si se enteran que sale con la rara de la clase. Ella acepta, más por agradecida de ser amada que por convencida, pero la situación se complica y ambos terminan lastimados.

La sexualidad, motor de encuentros y desencuentros.

Esa dinámica se revertirá un año después, cuando ya en la universidad -que Conell eligió a instancias de Marianne, ya que él nunca tuvo clara su vocación- el chico popular se transformó en un joven tímido mientras ella tiene nuevo círculo de amigos, nuevo estilo de vestimenta y una aparente seguridad en sí misma.

El reencuentro será complejo y emocionante. ¿Cuánto han cambiado en ese tiempo? La presión social y las dificultades para comunicarse tan propias de la generación centennial moldean todo lo que les pasa a sus personajes.

La serie está protagonizada por Daisy Edgar-Jones (“War of the Worlds”, “Cold Feet”) como Marianne y Paul Mescal, en su primer papel televisivo, como Connell.