Si al lector le gustó "The Umbrella Academy" o, yendo más allá, conserva en su fuero íntimo ese placer culposo que era "True Blood", probablemente disfrutará de "October Faction". La serie, tercera adaptación de un comic de la editorial IDW que hace Netflix (junto a "Locke & Key" que estrena el 7 de febrero, y la fallida "V-Wars") fue escrito por Steve Niles e ilustrado por Damien Worm.

Aquí hay ciencia ficción, fantasía y algo de drama adolescente que asegura un público joven. La pareja de cazadores de monstruos conformada por Fred (J.C. MacKenzie) y Deloris Allen (Tamara Taylor) mantiene oculta su identidad como parte de la Iniciativa Presidio, una suerte de agencia secreta que mantiene a raya a infinidad de criaturas que conviven entre nosotros bajo apariencia humana.

Ni siquiera sus hijos adolescentes, los mellizos Geoff y Viv, saben lo que hacen sus padres, un oficio que a su vez heredaron de los papás de Fred, dos personajes "peculiares", en especial su madre, una mujer superada, algo pedante y hoy jubilada como asesina de monstruos.

Cuando el padre Fred muere, la agencia convoca a los Allen de regreso a Nueva York, tras años de constantes mudanzas por distintas ciudades del mundo según los requerimientos de la organización. En principio el motivo parece ser un ofrecimiento de ascenso para él, de quien pronto descubrimos que tenía una pésima relación con su progenitor, algo que condiciona la crianza de sus propios hijos: de ninguna manera quiere que ellos sigan la profesión familiar, pero el destino comienza a imponerse sobre sus deseos.

Los jóvenes, que muy a desgano atraviesan su enésima ada ptación a una escuela y un barrio nuevos, comenzarán a descubrir en el medio del bullying que padecen un vínculo sobrenatural con el mundo de los muertos. Al principio esto los asustará y evitarán comentarlo con nadie, pero los hechos se precipitarán sobre ellos y la familia deberá enfrentar, más unida que nunca, los desafíos de una cruda guerra que se avecina entre humanos y vampiros, brujos y demás seres fantásticos.

Los Allen mayores también se encuentran con las consecuencias de sus errores pasados en su ciudad natal y, como todo matrimonio, habrá problemas en el hogar, y las agendas ocultas de sus superiores y colegas no ayudarán en nada. Por medio de flashbacks, se reconstruye el origen de los Allen como dupla cazamonstruos que en cada octubre, víspera de Halloween, debe contener la invasión de seres del más allá que amenaza nuestro mundo.

No será la serie del año, pero "October Faction" entretiene y no hace falta en absoluto haber leído la novela gráfica para seguir esta historia, que tiene pequeñas sorpresas en cada capítulo.

Más notas de

Analia Caballero

October Faction: una empresa familiar

Bajo la apariencia de una familia “normal”, los Allen esconden muchos misterios

"The Outsider" y un regreso al policial de Stephen King

La atmósfera opresiva y angustiante, un clásico en las obras de King

Perdidos en el espacio: No hay nada como la familia unida

Perdidos en el espacio: No hay nada como la familia unida

The Witcher: la épica de matar o morir

Henry Cavill deja por un rato la capa de Superman y se mete en la piel de un cazador de monstruos

Vikingos: la sangrienta saga nórdica llega a su final

Bjorn (Alexander Ludwig) venció a su hermano Ivar y deberá gobernar una tierra arrasada.

The Mandalorian, el renacer de Star Wars

Un antihéroe sin nombre y sin rostro sobrevive como cazarrecompensas tras la caída del Imperio

The War of the Worlds: acertada visión del clásico de H.G. Wells

Eleanor Tomlinson y Rafe Spall intentan sobrevivir a la violenta llegada alienígena

Watchmen, una compleja fábula sobre la violencia

Policías sin rostro y justicieros intentarán detener otro brote fundamentalista en el sur estadounidense

The Politician: ácida comedia sobre lo peor del ser humano

Ben Platt interpreta a Peyton, un joven brillante que tiene como meta de vida ser presidente de Estados Unidos

Marianne: sólo para valientes

La atormentada Emma está encarnada por Victoire Du Bois, quien deberá enfrentar a sus propios demonios