Conan, el bárbaro

Todos sabemos quién es Arnold Schwarzenegger. Pero en 1982, fuera de los EE.UU. y del mundo del bodybuilding, casi nadie sabía. Hasta que se estrenó Conan, el bárbaro, adaptación de las novelas de "espada y brujería" (así le llamaban al fantasy entonces) de Robert E. Howard. John Milius, uno de los grandes realizadores de Hollywood y guionista de Tiburón y Apocalypse Now, hizo de Arnold un bruto con conciencia, un ser esclavizado que iniciaba su camino de heroísmo salvaje. El filme es de una fuerza y una belleza que hoy difícilmente se logre, y Schwarzenegger tiene estatura mitológica. Hace mucho que no aparece.

Despedida de soltero

La tele era el hogar del joven Tom Hanks, un comediante muy talentoso entonces. Y llegó una oportunidad para protagonizar una comedia simplona sobre la última noche de soltero de un muchachito. Esa película era -es- Despedida de soltero, hoy algo totalmente infilmable (habrá que ver qué piensa Hanks de esto). Desde bromas sobre sexualidades varias hasta un burro muerto por sobredosis de cocaína, pasa de todo. Por momentos, además, es extremadamente cómica. Y se nota desde el primer fotograma que Hanks es un talento mayor.

Alien

Sigourney Weaver no había trabajado demasiado: era modelo y solo tenía en su haber un par de papeles. Alien le dio la posibilidad de crear un mito hecho y derecho, la teniente Ellen Ripley. Es cierto que la película que la construye mejor como personaje es Aliens, de James Cameron, pero en Alien se transforma en una perfecta heroína feminista un poco avant-la-lettre. Es la manera de mirar, de moverse, de evitar todo "contenido sexy" aunque sea en el fondo la chica acosada por el monstruo en la casa oscura. De víctima a héroe y a la fama global.

Ladyhawke

Pocos vieron esta bellísima fantasía medieval de Richard Donner en su momento, pero fue importante porque su protagonista, Michelle Pfeiffer, se afianzó con ella tras su gran papel de Elvira en Scarface, de Brian De Palma. Ella y Rutger Hauer son dos amantes hechizados: de noche él se vuelve un lobo y de día, ella es un halcón (de ahí el título), y solo pueden verse muy brevemente en el crepúsculo y el amanecer. No solo es vibrante por la acción sino que Pfeiffer (su trabajo exactamente) la vuelve una fábula romántica perfecta. 

Más notas de

Leonardo Desposito

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix

Películas de culto para trasnochar en casa

ROCKY HORROR SHOW

Los Globos de Oro no tienen quién los televise (pero se hacen igual)

Los Globos de Oro no tienen quién los televise (pero se hacen igual)

Cuatro películas que explican el talento de las Wachowski

Cuatro películas que explican el talento de las Wachowski

La mayoría de los filmes más vistos del año son chinos

La mayoría de los filmes más vistos del año son chinos

Río Bravo: lecciones morales en pocas palabras

Ricky Nelson, John Wayne y Dean Martin en Río Bravo

Cine y ciencia ficción: matrimonio perfecto en Star+

Cine y ciencia ficción: matrimonio perfecto en Star+

Las salas de cine empiezan a recuperarse con superhéroes

Las salas de cine empiezan a recuperarse con superhéroes

Cuatro películas con número en el título (imperdibles) en HBO Max

Cuatro películas con número en el título (imperdibles) en HBO Max