Se estrena una película de Clint Eastwood, Cry Macho. Este redactor (no demasiado viejo, aclaremos) todavía se acuerda de cuando, en los años 80, se hablaba de Clint Eastwood como un actor de películas "de tiros" que a veces despuntaba más o menos bien el vicio de la dirección cinematográica. En esos tiempos, se ignoraba que el hombre había empezado a dirigir en 1971, y que cuando su biografía de Charlie Parker Bird (1988) deslumbró hasta al más reacio, tenía otras trece películas en su carrera como realizador, entre ellas por lo menos tres obras maestras (Play Misty for Me, su opera prima; La venganza del muerto y la hermosa y musical Honkytonk Man, que tiene no pocos puntos de contacto con Cry Macho). Por suerte, el paso del tiempo y el enorme talento de Eastwood hicieron que hasta el más desprevenido atienda a su obra y lo considere -con razón- un nombre central en el cine contemporáneo.

Dado que eastwood siempre trabajó para Warner Bros.  -aunque nunca con presupuestos del tamaño de una película de superhéroes- y además siempre dispuso de estrellas, muchas de sus grandes películas están en HBO Max. Vamos a mostrar, de paso, que hizo grandes cosas en cada género. Empecemos por el western, que es aquel con el que se lo identifica más. Los Imperdonables es aquel filme con el que ganó su primer Oscar y narra cómo un pistolero retirado y devoto de su familia acepta uel encargo de matar a dos hombres , hacerle justicia a mujeres explotadas y conseguir una recompensa para retirarse definitivamente del Oeste. Pero sobre todo, es la historia de cómo se construyeron, literatura mediante, las "leyendas" del género. Pero no es "revisionismo", como se dijo mal en su momento, sino que, en última instancia, ganan la ética de la justicia y la leyenda. El reparto, además de a Eastwood en un rol perfecto, tiene dos grandes trabajos a cargo de Morgan Freeman y Gene Hackman.

Un mundo perfecto compite por ser una de sus películas más "lindas", con todo lo relativo que tine el término. Un convicto (gran tranbajo de Kevin Costner) "rapta" a un nene testigo de Johová y básicamente le enseña el mundo, mientras un comisario (Eastwood) lo persigue. La amistad entre un adulto y un niño está también en Honkytonk Man y en Cry Macho, entre otras. Pero aquí se manifiesta de un modo extraordinario. Es, sobre todo, una película sobre la bondad y la libertad con forma de road movie (hizo varias: Ruta suicida, La mula, Cry Macho, Honkytonk...).

Probablemente la película más romántica de los últimos 40 años sea Los puentes de Madison, el amor fugaz entre un ama de casa italiana radicada en los EE.UU. y un fotógrafo viajero de National Geographic. La novela original es atroz. Eastwood actor y director, en impresionante dúo con Meryl Streep (apostamos: el mejor trabajo de la mejor actriz de la historia) hace que este amor adulto sea emoción genuina. Otra vez, un personaje hace lo correcto, aunque eso implique un sacrificio y que la platea llore media hora seguida.

¿Suspenso a lo Hitchcock? Tenemos, vea. Poder absoluto es la historia de un ladrón que, sin querer, ve un asesinato y termina inculpado por él. El problema es que, además, el asesino es el presidente de los Estados Unidos, y la víctima, la esposa del hombre que le financió la campaña. En parte juego de ajedrez, en parte estudio de personajes con un elenco impresionante (Hackman, Ed Harris, Judy Davis, Laura Linney), es de sus mejores filmes.

En el cine de pura aventura, incluso comedia, Jinetes del Espacio, donde cuatro viejos astronautas (Eastwood, Tommy Lee Jones, Donald Sutherland y James Garner, a quienes una trampa les impidió viajar al espacio cuando eran jóvenes, tienen que resolver una crisis en órbita que puede desencadenar el fin del mundo. El tema del paso del tiempo, del sacrificio aceptado con coraje, del sentido de la aventra se cruza con otro, más importante en qué consiste la felicidad.

Y una de las menos mencionadas: J. Edgar. El cine biográfico y basado en hechos reales (lo dijimos mencionando Bird, pero también hay que recordar Cazador Blanco, Corazón negro, Sully, Hazaña en el Hudson, El caso Richard Jewell, 3:15 a París, la genial adaptación musical de Broadway Jersey Boys) le debe a Eastwood ir más allá del lugar común y trabajar todas las dimensiones de un personaje. Aquí Leonardo Di Caprio interpreta a J. Edgar Hoover, el inventor del FBI, un hombre clave en la lucha contra el delito, pero también un corrupto; un perseguidor de homosexuales que ocultó hasta el final su propia homosexualidad. Eastwood no lo reivindica, pero no calla sus aciertos. Como se decía antes, "cine para pensar".

Dejemos de lado sus grandes pexitos "oscarizados" (Río Místico, Million Dollar Baby) y cerremos con una belleza llamada Medianoche en el jardín del bien y del mal, un "drama de juicio" que transcurre en Nueva Orléans donde un multimillonario (Kevin Spacey) es acusado de asesinar a un gigoló (Jude Law). El gran personaje es la heroica e irónica Lady Chablis, trans orgullosa y representación de la ética eastwoodiana cien por ciento.

Más notas de

Leonardo Desposito

Warner Bros. anunció (por fin) la continuación de Duna

Duna, una épica aún sin final

Cuatro aventuras animadas de Batman en HBO Max

Batman, el regreso del caballero oscuro

Alec Baldwin apuntaba a la cámara cuando se disparó su arma

Alec Balwin en el set de Rust, instantes después de la tragedia

Calles de fuego: rock, trompadas y el Bien contra el Mal

Calles de fuego: rock, trompadas y el Bien contra el Mal

Cuentos de hadas: donde se juntan Disney y Tarantino

Cuentos de hadas: donde se juntan Disney y Tarantino

El juego del calamar impulsó suscripciones a Netflix

El juego del calamar impulsó suscripciones a Netflix

Halloween Kills rompe taquillas con estreno simultáneo

Halloween Kills rompe taquillas con estreno simultáneo

Cuatro películas de terror en Netflix para algo más que asustarse

Cuatro películas de terror en Netflix para algo más que asustarse

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix

El juego del calamar, la serie más exitosa en la historia de Netflix