Era previsible que la producción animada de Disney-Pixar Unidos se llevara el primer puesto en la tabla de recaudaciones cinematográficas del pasado fin de semana. Pero el número es poco prometedor: por debajo de los 130.000 espectadores, cuando en general estas películas suelen superar con holgura y facilidad las 200.000 entradas. No se trata de un problema de marca ("Pixar" es un nombre que siempre atrae público) ni tampoco un problema de crítica -aunque no fueron demasiado entusiastas, hubo básicamente elogios. La cuestión es compleja. Por un lado, el inicio de clases y el gasto en la canasta escolar deja poco margen para el entretenimiento en un contexto de crisis económica, incluso si el precio de las entradas no está muy por encima de lo que se ubicaba en diciembre. Por otro, nada desdeñable aunque no parezca evidente a simple vista, el miedo que se fue generando alrededor del coronavirus. Para las recaudaciones cinematográficas, una tormenta perfecta. De hecho, sucede algo bastante similar en los Estados Unidos, donde el filme animado tuvo una recaudación de alrededor de u$ 40 millones en su fin de semana debut, que no está mal pero, considerando la "marca", no deja de ser bastante decepcionante (el último Pixar, Toy Story 4, debutó con u$ 120 millones; el últio filme de Disney animado, Frozen II, con u$ 130). En ese país, recordemos, una de las plazas de cine más importantes, Nueva York, fue declarada zona de emergencia.

En general las recaudaciones fueron bajas, alrededor de 300.000 entradas vendidas. Puede sumarse que el sábado por la noche muchos se quedaron en casa para ver la definición del campeonato local de fútbol. Pero el problema es más grande que estas excusas. En medio de tantas noticias poco alentadoras, al menos queda como consuelo que El robo del siglo, finalmente, rompió la barrera de los dos millones de tickets, y es el segundo filme del año (el otro es, justamente, Frozen II) en superar tal marca. Más meritorio si consideramos que hace dos años que una película argentina no pasa esa línea. Todavía tiene aire para seguir sumando, pero es poco probable que llegue a dos millones y medio.

Entre las buenas performances también está la coreana Parasite, que se mantiene en buena posición y con -relativamente en este contexto- buen número de espectadores. En general el Oscar solo tiene peso en la semana posterior al premio, pero ya va casi un mes y la película sigue funcionand, ásicamente por el boca a boca satisfactorio. En cierto sentido, más allá de que se trata de la película coreana más recaudadora de la historia y que ha roto récords en varias plazas, resulta una sorpresa para el mercado local. Seguramente se mantenga un par de semanas más.

Fue decepcionante la performance de Los caballeros, la nueva película de Guy Ritchie, que sumó muy poco en la parte inferior de la tabla, a pesar de un elenco con actores de renombre y que se trata de un policial ligero con mucho humor. Las críticas en este caso pueden haber pesado: poco elogio cuando la plaza apuesta a lo seguro.

Más notas de

Leonardo Desposito

El streaming crece en visionado pero no en suscriptores

HBO Now: mucho visionado, los mismos suscriptores

Disney rebaja todos los salarios de sus ejecutivos para hacer frente a la crisis por el coronavirus

Bob Iger renuncia a su salario de u$ 2,5 millones

Las ventajas de que el porno sobreviva

Las ventajas de que el porno sobreviva

Qué se puede hacer salvo quedarse frente a la pantalla

Un clásico del romance, directo a nuestra casa mediante YouTube

De adaptaciones literarias, sexys y con monos

De adaptaciones literarias, sexys y con monos

Netflix opta por el animé para la creación de nuevos contenidos originales y globales

El clásico del animé Mazinger Z, una de las nuevas adquisiciones de Netflix

La plataforma de contenidos breves Quibi lanzó una grilla ambiciosa

The most dangerous game, una de las ficciones de Quibi

El coronavirus posterga estrenos y podría cancelar Cannes

La última película de James Bond, postergada hasta fines de año

La crisis del coronavirus causa estragos en el entretenimiento

SXSW, festival cancelado

Pixar se llevó un fin de semana con muy poco público en las salas argentinas

Unidos, un Pixar con poca fuerza en la taquilla