Afortunadamente, pasaron pocas semanas entre el final de la primera temporada de "¿Quién mató a Sara?" y su continuación. Y también por suerte, apenas se termina la frenética maratón de los nuevos capítulos, Netflix advierte que habrá tercera entrega. Tal es la locura que genera este thriller mexicano entre su audiencia, que se encontró con una secuela más oscura que su predecesora.

Todo había terminado muy "arriba", con Alex Guzmán descubriendo dos cosas terribles: su hermana Sara tenía serios problemas psiquiátricos, y en su jardín había un cadáver enterrado hace años, lo cual lo vuelve a poner en la mira de la justicia, estando a punto de terminar su periodo de prueba en el régimen de libertad condicional.

Las cosas estaban muy mal. Su relación con Elisa se vio afectada por la inclaudicable venganza que Alex lleva contra su familia, los Lazcano. Cuando creía estar a punto de encontrar al asesino de su hermana, las posibilidades cambiaron otra vez, confundiendo al protagonista y al público. La aparición de Marifer, la mejor amiga de Sara, con mucha información, parece ayudar al protagonista pero también descubrimos que la joven tiene su propia agenda ¡nada menos que con su hermana Clara! ¿casualmente? esperando el hijo de Chema y Lorenzo.  

Las sorpresas de la segunda temporada (ojo, spoilers)

Ahora Alex debe sumarle a su investigación de asesinato otro gran misterio que lo atormenta: ¿quién era realmente su hermana? A través de nuevos flashbacks, sabremos que detrás de ese rostro aniñado se escondía un monstruo, en rigor, una adolescente enferma que heredó la esquizofrenia grave de su padre. Ya se nos había sugerido que Alex y Sara no tenían el mismo progenitor, y ahora nos enteramos de los escabrosos detalles.

Sara Guzmán (Ximena Lamadrid) muestra su otra cara esta temporada.

Mientras afronta la partida de Elisa a España, nuestro héroe hace su propio research sobre el cuerpo hallado en su patio y comienza a acercarse a la verdad, que vuelve a poner a Sara ¡y a César Lazcano! en el centro de la escena, tal como vimos sobre el final de la temporada anterior.

El villano, por otro lado, está acorralado. Por un lado, su mano derecha, el perverso Sergio, lo mete en problemas y ambos se traicionarán. Alex entrega a la policía y a la prensa las pruebas de todos los delitos que cometió: prostitución, secuestro, evasión impositiva, fraude, etc. La familia de César le da la espalda tras la escandalosa revelación de que embarazó a su nuera, esposa de Rodolfo. ¿Qué hará este patriarca frío y calculador?

Y las subtramas están que arden. Chema se confunde con Clara, que lo enreda para tener sexo con él, Lorenzo se entera... y luego pasa algo peor, que les complica la vida a todos. Rodolfo se divorcia pero Bruno, su hijastro, quiere quedarse a vivir con él. 

Mariana... quizá el personaje más sorprendente de esta historia. Poco le duró la imagen de esposa sumisa y abnegada, ignorante de lo que hacía su marido. Cruel, manipuladora, asesinó a Elroy en su cama de hospital, le miente a sus hijos y ¡se lleva a su casa a su nuera, que espera un bebé de su propio esposo!

Conocemos mejor a Nicandro, ese misterioso miembro del grupo adolescente que también tuvo un vínculo con Sara y se convierte en un rol clave en lo que estamos por descubrir. Las ramificaciones de esta historia trágica siguen creciendo y todo lo que parecía resuelto, se complica. ¿Cómo aguantar la ansiedad hasta la próxima temporada?

noticias relacionadas