Es un fenómeno de los últimos años, surgido gracias al streaming. Contenido que se vio en un limitado número de países originalmente, llega a una plataforma y logra audiencia masiva. Con algo de suerte, en este caso el arribo de “Startup” a Netflix y su actual éxito, ayuden a confirmar una cuarta temporada.

Este thriller tecnológico – financiero cuyo título en español aquí es "Dinero en gestación", resulta adictivo. ¿Qué tienen en común una brillante programadora cubana, un "chico bien" de South Beach que trabaja en finanzas y un haitiano pandillero? Todos habitan el complejo tejido urbano de Miami, donde conviven decenas de nacionalidades y culturas pero también delitos y crímenes varios.

El agente del FBI Philip Rask (Martin Freeman, “Sherlock”, “El Hobbit”) se dedica a investigar delitos financieros en el estado -según él mismo describe- con mayor porcentaje de dinero sucio del país. Sin embargo pronto advertimos que él es tan sucio como los delincuentes que persigue. Una lujosa vivienda con laguna incluida dan cuenta que no compró su propiedad con su salario de funcionario público.

Poderoso caballero es Don Dinero

Uno de los tantos casos que persigue lo llevará hacia Nick Talman, interpretado por Adam Brody ("The O.C", "Gilmore Girls") porque su padre, un asesor financiero que lava dinero delictivo, desaparece luego de que Rask le pidiera una coima a cambio de no seguir con su caso. El joven tiene pésima relación con su progenitor pero aceptó resguardar los dos millones de dólares en cuestión y decide utilizarlos, deseoso de hacer algo disruptivo, invirtiendo en una nueva moneda digital que busca competirle al Bitcoin: el Gencoin.

Esta novedosa cripto fue creada por Izzy Morales (Otmara Marrero, “Graceland”), una programadora y desarolladora genio, que apostó todo lo que tenía, incluso sus relaciones familiares, a este proyecto. Pero el mundo tradicional de los inversores no se fía de algo que amenaza, precisamente, al status quo bancario y financiero. Por eso, acepta ese dinero sin indagar ni hacer planteos morales.

Un pandillero, un asesor financiero y una brillante programadora en una sociedad impensada.

Cabe destacar que la serie fue estrenada en 2016, pleno auge y descubrimiento a nivel mundial de la moneda digital, que un año después sufriría una estrepitosa caída para luego recuperarse y seguir el camino que ya todos conocemos.

Ese dinero malhabido tiene como dueños reales a delincuentes, claro está. Ronald Dacey (un excelente papel de Edi Gathegi) decide, en vez de asesinar a la dupla emprendedora que tiene sus dólares del hampa, asociarse a ellos e intentar ser algo más que un matón. Ron sueña el verdadero sueño americano y ser “alguien”, vestir un traje y sentir respeto de los demás.

Por supuesto para cuando Rask encuentra a Talman, todo está en movimiento y empieza a complicarse. El bajo mundo de Miami, con sus pandillas y ese conflictivo multiculturalismo, se entrecruzan y el agente termina en un laberinto que lo enfurece y saca lo peor de él.

Más razones para ver "Startup"

El trío inversor comenzará entonces una carrera alocada contra el tiempo, los prejuicios, la competencia, los gángsters, el FBI, la policía, los jugadores más fuertes del mundo de las inversiones... y sus propios problemas internos.

A medida que la empresa crece, también lo hacen los conflictos y todo amenaza con irse al diablo más de una vez. En la segunda temporada ingresa Ron Perlman (“Sons of anarchy”) que cumple un rol fundamental como catalizador y fusible de la escalada autodestructiva que se viene. Mira Sorvino ingresa en la tercera parte, como una villana de temer.

Ron Perlman ingresa en la segunda temporada, y también es productor de la serie.

También, "Startup" logra que nos enamoremos un poco de esa ciudad de contrastes a través de planos panorámicos impagables. Filmada con secuencias bastante originales, la dirección de cámaras acompaña los estados de ánimo de sus protaognistas.

Producida por Crackle, plataforma adquirida por Sony hace un tiempo, “Startup” merece sin dudas una cuarta temporada, y será fundamental la repercusión que obtenga en Netflix para que eso suceda. Si bien el último episodio disponible hasta ahora arroja un final algo abierto, vale la pena este viaje, haya o no continuación.

noticias relacionadas