El pasacassette del auto viejo de Dex Parios, una veterana de guerra y aspirante a detective, se enciende intempestivamente con cada salto en el camino, regalando canciones inesperadas. Es tan impredecible, rebelde y querible como su dueña.

Cobie Smulders, la entrañable Robyn de How I met your mother, está de regreso con una serie que la tiene como protagonista. La actriz despliega todo su encanto en la piel de un personaje sarcástico que conquista a fuerza de ingenio y golpes certeros. Es un aporte fundamental para la fórmula de esta propuesta basada en una popular novela gráfica de 2009 creada por Greg Rucka, Matthew Southworth, y Justin Greenwood. Ese origen queda palpable en un efecto al estilo viñeta que funciona como separador de escenas.

La serie, adaptada para la televisión por el escritor y productor Jason Richman, se desarrolla en Portland (apodado Stumptown). La propia ciudad funciona de alguna manera como un personaje: Portland tiene fama de ser uno de los lugares más hipsters de EE.UU. La historia se centra en esta ex combatiente que se convierte en investigadora privada para resolver problemas en los que la policía no puede involucrarse, mientras lucha por sobrevivir y cuidar a su hermano con síndrome de Down.

A medida que aprende los trucos de su nuevo oficio y se plantea los límites éticos, tendrá desafíos personales por resolver. La protagonista enfrenta constantemente su trastorno por estrés postraumático, secuela de sus años de lucha en Afganistán, donde trabajó en la inteligencia militar hasta que fue herida por una explosión que mató a su exnovio de la adolescencia. De todas formas, no falta el romance en la vida de Dex, a pesar de que se esfuerza por cultivar el desapego. Está acompañada también de su amigo (y alguna vez algo más) Grey, interpretado por Jake Johnson (New girl).

Aunque sigue casos criminales -con policías y ladrones un poco caricaturizados-, la serie tiene un tono más ligero, inclinándose a la comedia dramática. Las escenas de acción se musicalizan a todo volumen con temas retro de bandas como Blondie, The Clash o Joan Jett & The Blackhearts. Se transforman casi en clips coreografiados. Para una segunda temporada ya se anunció cambio de showrunner. Nuevas aventuras en el camino para esta heroína.