Las manos de Dios es una de las dos películas que logró dirigir el malogrado y simpático actor Bill Paxton, constante compinche de James Cameron. Es una película de terror teológico donde un hombre cree que puede ver demonios en gente común, a los que debe asesinar. Lleva a sus hijos para ello, y la película está narrada desde el menor, de unos 10 años, que ama a su padre pero siente angustia ante los crímenes. El filme tiene momentos de una tensión casi insoportable y logra unir el análisis de la relación entre padre e hijo con la reflexión sobre la naturaleza del mal. Por momentos, el drama psicológico le gana por varios cuerpos al horror y esto, en lugar de conspirar contra el resultado final, le otorga un gran espesor a un filme por lo demás económico. No se estrenó en Argentina (sí salió en video) y merece ser descubierto.

Las manos de Dios - Frailty

Estados Unidos, 2001
Dirección: Bill Paxton
Duración: 97 min.
Intérpretes: Bill Paxton, Matthew McConaughey, Powers Boothe, Matt O'Leary, Jeremy Sumpter, Derk Cheetwood, Cynthia Ettinger
Disponible en: Amazon Prime Video.

Más notas de

Leonardo Desposito

Los árabes ponen barreras al amor de Amor sin barreras

Amor sin barrreras según Steven Spielberg

Los Globos de Oro o el premio "maldito" de Hollywood

El Globo de Oro no tiene a quién le importe

Cuatro grandes filmes de Tom Cruise para ver en Netflix

Tom Cruise en Misión: Imposible

El guardaespaldas, una gran película de contrabando

Kevin Costne y Whitney Houston en El Guardaespaldas

El precio de las entradas pesa tanto como el Covid en los cines

Salas vacías, nuevo problema global

Get Back: el evento que salva todo el 2021

Get Back, un milagro del documental

Los Gucci pelean contra La casa Gucci

La casa Gucci

Buen fin de semana en la taquilla global para films aún "en rojo"

Encanto, nuevo éxito de Disney

David Lynch famoso y secreto para descubrir en MUBI

Dumbland, serie animada de David Lynch

El futuro audiovisual ya llegó

La televisión informa lo que sucede en el momento en que sucede. La paradoja de El juego del calamar, la historia de un montón de gente encerrada en un lugar bajo miradas anónimas