Jennifer Aniston, Steve Carell y Reese Witherspoon encabezan el elenco multiestelar de The Morning Show, uno de las series fuertes que acompañaron este mes el lanzamiento de Apple TV +. El nuevo servicio de streaming de la marca de la manzanita sale a dar batalla en un mercado competitivo, conquistado por gigantes como Netflix y próximamente a nivel local también Disney. Con esta tira debut, dirigida por Mimi Leder, la empresa tecnológica apostó por caras conocidas y queridas para su desayuno de campeones. El resultado no parece ser tan vigorizante, sino más bien soso como un café aguado. Aún así, logra momentos de buenas actuaciones.

La historia está centrada en un programa de noticias matinal, un ámbito similar al explorado por The Newsroom, de Aaron Sorkin. El puntapié inicial de la trama es potente y de actualidad: uno de los presentadores del magazine (Carell) es acusado de abuso sexual por ex compañeras de trabajo. El escándalo desata todo tipo de reacciones por parte de los empleados del canal (entre ellos su co- conductora Aniston) al tiempo que se debaten las estrategias para mitigar el impacto que la denuncia tendrá en el programa que ya padecía un descenso de popularidad. En el medio, aparecerá el personaje de Bradley (Witherspoon), una reportera provinciana, con grandes ideales periodísticos, rebelde y con tendencia al sincericidio.

Mark Duplass y Billy Crudup, caras conocidas en papeles secundarios

Pese a que la serie elige un tema tan candente y actual, el abordaje en clave Me too se despliega con decisiones erráticas e inconsistencias, como si no se supiera muy bien qué hacer. Hay un intento de ampliar los puntos de vista -por momentos posicionándose casi en el precipicio- pero sin seguir con fuerza ninguna de las líneas posibles. Así, con el correr de los capítulos pareciera que el foco se va diluyendo. (Nota: se estrena una capítulo por viernes y aún restan tres más)

Personajes que caen en estereotipos, subrayados innecesarios (imposible obviar como Bradley entra en una de las escenas con el tema Creep de Radiohead), lugares comunes de la trama y toda una variedad de desgracias van atentando contra la credibilidad de una tira que se recuesta más en el drama que en la comedia, aunque por momentos parezca casi paródica.

Pero no todo son malas noticias. El elenco es el punto fuerte de la propuesta. No sólo porque esta conjunción de caras conocidas (además de los protagonistas se ven, por ejemplo, a Billy Crudup, Mark Duplass y Nestor Carbonell) logra llamar la atención, sino también porque las estrellas alcanzan grandes momentos de actuación. Aniston despliega todo su carisma y, aunque no pisa tan firme como en la comedia, logra pasajes intensos, convincentes y hasta casi reveladores hacia el final de la temporada. Whiterspoon, que venía de un papel dramático y comprometido en Big Little Lies, muestra toda su solidez y talento. La química entre ambas -con sus tironeos y complicidades- es parte fundamental de la propuesta y realmente no funciona nada mal. Varios de los personajes secundarios resultan más interesantes en su trazado que los principales, menos predecibles, y, contando con actores de trayectoria, la serie puede tener ahí un potencial.

La química entre Aniston y Witherspoon, de amor y odio, no funciona nada mal

El juego de alianzas y estrategias para escalar posiciones en la cadena de medios es otro de los aspectos que pueden ser un punto fuerte de la historia. Ya la gráfica de apertura del programa insinúa algo de esa volatilidad de uniones y rechazos. Este costado de política corporativa y traiciones mediáticas se ve con fuerza con el correr de los capítulos y promete desplegarse aún más.

A pesar de que las críticas estuvieron divididas y la serie fue recibida con entusiasmo tibio, el público internacional no abandonó a sus estrellas. La tira está teniendo buen nivel de visionado, según la plataforma, que confirmó que una segunda temporada está en marcha. El show debe continuar.

Más notas de

Paula Boente

Salta, siempre linda

Salta, siempre linda

La señora Maisel sale de gira y puede perder el rumbo

La química entre la protagonista y su representante es condimento central de esta temporada

Poke bowls, amor de verano

Poke bowls, amor de verano

“La crisis del periodismo está en el modelo de negocios, no en el periodismo en sí”

“La crisis del periodismo está en el modelo de negocios”

The morning show: madrugar no siempre ayuda

Carell y un rol difícil como presentador acusado de abuso sexual

Acoso laboral: cómo pueden trabajar las empresas para prevenir y tratar casos

En el 85% de los casos, esta violencia laboral es psicológica

Elogio del fracaso

Desmitificar el éxito, una tendencia que crece

The Crown: la crisis de la mediana edad llega al Palacio de Buckingham

The Crown: la crisis de la mediana edad llega al Palacio de Buckingham

Cervecerías de barrio: la pinta más cerca de casa

Las birrerías se expanden en los barrios

El baile de los que sobran: el arte en las marchas de Chile

La ultraviralizada foto tomada por la actriz Susana Hidalgo en plena marcha del 25 de octubre